Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa ayudará “como pueda” en el fin del conflicto colombiano

Francisco habló con Santos dos veces antes del último acuerdo con las FARC y su papel fue “muy significativo”, según los negociadores

El Papa, antes de la misa que ofició en La Habana. Ampliar foto
El Papa, antes de la misa que ofició en La Habana. EFE

La relevancia que está teniendo la figura del Papa en el proceso de paz entre el Gobierno de Colombia y las FARC es cada vez más visible. El propio Francisco ha asegurado este lunes que habló en dos ocasiones con el presidente, Juan Manuel Santos, y que seguirá dispuesto a “ayudar como pueda” en lo que resta a las negociaciones, que ya tienen una fecha límite para la firma final: el 23 de marzo de 2016.

“Cuando recibí la noticia de que en marzo se va a firmar el acuerdo, dije: ‘Señor, haz que lleguemos a marzo’”, aseguró el Papa a los periodistas que viajaban con él de regreso a El Vaticano después de su gira de una semana a Cuba, donde se desarrollan las negociaciones de paz desde hace casi tres años, y Estados Unidos. “Tenemos que llegar a marzo al acuerdo definitivo. Queda pendiente que se desarrolle el acuerdo de la justicia internacional. Yo me quedé contentísimo y me sentí parte, porque yo siempre quise esto. Hablé dos veces con el presidente Santos sobre este problema y la Santa Sede está muy abierta a ayudar como pueda”, añadió el Pontífice.

Las palabras del Papa fueron celebradas en Bogotá por el jefe negociador del Gobierno en La Habana, quien confirmó que Francisco jugó un papel “muy significativo” en el acuerdo de justicia alcanzado la semana pasada. Más allá, aseguró: “Le ha brindado un gran apoyo moral al proceso. El Papa, a través del mensaje que emite, seguirá colaborando en el proceso durante todo el tiempo que dure su papado”.

El Papa nunca ha ocultado su intención de que las negociaciones de paz en Colombia fructifiquen. Ya en junio, cuando recibió a Santos en El Vaticano, le dijo: “Usted es la persona por la que más he rezado, mucho, mucho, por el proceso de paz”, a lo que el mandatario le respondió: “A eso he venido, a pedir ayuda”. Ya entonces, Bergoglio le aseguró que estaba “dispuesto a desempeñar el papel que sea necesario” para poner fin “al más viejo conflicto de Latinoamérica”. De hecho, durante el rezo del Ángelus en la misa que ofició en La Habana, unos días antes de que se firmase el pacto entre el Gobierno y las FARC, se refirió a las negociaciones de forma contundente: “Por favor, no tenemos derecho a permitirnos otro fracaso más en este camino de paz y reconciliación”. Después de sellar el acuerdo de justicia, tanto Santos como Timochenko, máximo líder de una guerrilla que en su origen se concibió como marxista, agradecieron las palabras del Papa.

De la Calle compareció este lunes en Bogotá junto al Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, para ahondar en las explicaciones sobre los términos del acuerdo de justicia alcanzado el pasado miércoles en La Habana. Jaramillo recalcó que el nuevo mecanismo de justicia es un sistema que se aplicará a todos los actores implicados en estos más de 50 años de conflicto armado y no se trata de una “cacería de brujas”, como, lamentó, se han referido algunas organizaciones.

“Nosotros no vamos a aceptar un escenario, como nos da la impresión de que piensan algunas organizaciones, donde aquí despachamos rápidamente a las Farc y nos dedicamos a abrir investigaciones contra agentes del estado o civiles, ese no va a ser el escenario, esto no se trata de una cacería de brujas. Se trata de mirar los hechos más graves y significativos del conflicto y de manera equilibrada hacer justicia para todos”, incidió Jaramillo.

Otro de los aspectos que más dudas genera en Colombia es cómo se van a concretar los acuerdos con las FARC. Sobre los mecanismos de refrendación, De la Calle aseguró que “se brindará de común acuerdo con lo que se convenga en la mesa la oportunidad a cada colombiano de decir si está de acuerdo con lo pactado”. "Hay distintas posibilidades, esto no se ha discutido en la mesa y tendrá que ser discutido con las FARC, no vamos a tomar decisiones unilaterales en materia de refrendación", afirmó el jefe negociador del Gobierno.