Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La esquizofrenia de EE UU con la droga es la tragedia de México”

Froylán Enciso expone en 'Nuestra historia narcótica' el antiguo hilo del prohibicionismo en su país y el breve hiato legalizador de 1940 con Lázaro Cárdenas, al que Washington frenó

El historiador Froylán Enciso.
El historiador Froylán Enciso.

Froylán Enciso nació en 1981 en Mazatlán, la ciudad de Sinaloa donde fue detenido en 2014 el narco más famoso de su tierra, Joaquín Guzmán Loera. Hoy El Chapo está prófugo y Enciso está presentando su libro Nuestra historia narcótica (Debate), una investigación en la que desarrolla el antiquísimo hilo del prohibicionismo en su país con una excepción que él destaca como punto de reflexión para el presente: los meses de 1940 en que México legalizó la droga.

Pregunta. ¿Cómo fue posible?

Respuesta. A principios del siglo XX una facción de la Revolución mexicana impulsó la prohibición, pero más adelante médicos del Gobierno argumentaron que la represión de las drogas generaba más problemas que su tratamiento como asunto de salubridad pública, y el presidente Lázaro Cárdenas decidió legalizarlas. La heroína y la morfina se empezaron a distribuir en dispensarios médicos y con respecto al consumo de marihuana y cocaína hubo una actitud de despenalización. Pero Estados Unidos amenazó con retirarle el suministro de medicinas a México y Cárdenas tuvo que dar marcha atrás.

P. ¿Hoy se camina de nuevo hacia la legalización?

R. Sí, pero la tragedia de México, que ha despenalizado la posesión de dosis mínimas, es la esquizofrenia de Estados Unidos, que en su territorio está avanzando hacia la legalización, sobre todo la de marihuana para fines médicos y recreativos, y fuera de su país sigue promoviendo la guerra contra las drogas.

P. ¿Qué podría cambiar esa política exterior?

R. Una posibilidad sería que se sumen suficientes países a una vía multilateral de presión para desmantelar el régimen global de prohibición. En 2016 habrá una oportunidad con la reunión especial de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre el problema mundial de las drogas. Algunos de los que han propuesto esa reunión son México, Colombia, Uruguay, Bolivia y Guatemala, con el propio Otto Pérez Molina antes de ser derrocado.

P. ¿Cree que cuando sea anciano se despachará droga en las tiendas?

R. ¡Antes! Los opiáceos es más complicado, pero marihuana y cocaína sí. Hace apenas 100 años que eso ocurría, que podías ir a junto de tu boticario a pedirle cocaína para rebajar la depresión o para anestesiarte una muela.

Un joven consumiendo cocaína en México.
Un joven consumiendo cocaína en México.

P. ¿Y de qué vivirán entonces en las montañas de Sinaloa?

R. Eso me preocupa, no los narcos sino las comunidades productoras, que están completamente abandonadas por el Gobierno y a las que nunca ha llegado la riqueza mitológica del narco. El municipio del Chapo sigue siendo uno de los más pobres de Sinaloa. Tanto él como el Estado han fracasado en dar opciones de vida y servicios básicos a la gente de la sierra, y ocurre lo mismo en otras partes del país donde se malvive de los cultivos.

P. ¿Cuáles son las drógas icónicas de la historia de México?

R. El peyote y la marihuana. El peyote representa la resistencia de las comunidades indígenas, que a pesar de la represión de la Inquisición y luego del Estado en el México independiente, han mantenido su consumo. Y la marihuana, aunque no es prehispánica: la corona española promovió el cultivo de cáñamo en el siglo XVII para usos textiles, luego los indígenas la adoptaron para usos rituales y, en el siglo XIX, los indígenas que fueron sacados de sus comunidades para servir como soldados extendieron su uso recreativo para sobrellevar los padecimientos de la guerra. Eso llega a la Revolución mexicana y en el primer tercio del siglo XX los migrantes exportan su consumo recreacional a Estados Unidos, donde en los años 30 se lanzó una campaña contra esta sustancia, que según las autoridades llevaba directo a la locura.

P. ¿Por qué México tiene niveles bajos de consumo de droga? ¿A qué se debe esta cierta contención?

R. Quizá nos ha sido suficiente con las drogas legales. Lo cierto es que tengo menos conocidos cocainómanos mexicanos que gringos o europeos, y no tengo ningún amigo mexicano heroinómano pero sí europeos o gringos. Como te digo creo que en la modernidad mexicana nos ha sido suficiente con las drogas legales. Puede que sea herencia de la domesticación que en esta nación han generado las ideas prohibicionistas, que vienen desde la colonia, mucho antes de que Estados Unidos promoviera alrededor del mundo qué drogas iban a ser legales y cuales no. Antes de todo eso, diferentes grupos culturales en México ya tenían conciencia del prohibicionismo por la labor disciplinaria, por ejemplo, de la Santa Inquisición, que puso su edicto del peyote por todas las parroquias para decirle a los indios que si seguían relacionándose con sus dioses por medio del peyote se iban a ir al infierno. En el caso de México, históricamente, a las restricciones legales han venido agregadas restricciones espirituales.

'Narcoanécdotas' selectas

-En los años 30 el gusto popular por la marihuana trascendió a algunos jóvenes ricos de la Ciudad de México que crearon una orden llamada Cannabis Club.

-En 1936 un soldado preso por posesión de marihuana y que había servido al mando del general Lázaro Cárdenas le rogó por carta que le perdonase. Cárdenas, ya presidente, ordenó su “inmediata libertad”.

-En 1975, cuando El Chapo Guzmán tenía entre 17 y 20 años (su fecha de nacimiento no se sabe con certeza), hubo un agresivo operativo militar antidroga en su pueblo, La Tuna. Se desconoce si el futuro rey de la droga estaba allí.