Colombia lucha por repatriar a sus presos en China

Según datos de la cancillería, en la actualidad hay 138 condenados en cárceles de China

Luz Farid Celis, mujer de un preso en China, junto a su hija en su casa de Cali.
Luz Farid Celis, mujer de un preso en China, junto a su hija en su casa de Cali.JUAN DÍAZ (EL TIEMPO)

“Manito, no olvide. Pídale a Dios que me dé fortaleza para poder soportar este infierno y no enloquecer acá”. El infierno es la cárcel de Guangzhou y quien escribe es Luis Eduardo Ramírez, uno de los 138 colombianos presos en China. Mensajes como el que redacta Ramírez en una carta a su hermano se repiten en cada una de las casi 100 familias que conforman el movimiento ‘Sí a la repatriación de colombianos presos en China’, que busca que el Gobierno colombiano firme un tratado que permita el regreso de los detenidos para que paguen sus condenas en cárceles del país.

Luis Eduardo Ramírez le pide a su hermano que rece por él y que le envíe un mensaje contándole cómo está el resto de la familia. En dos hojas de cuaderno, sin fechar, le cuenta también que fue condenado a pena de muerte por narcotráfico. Antes de despedirse, le confiesa que se siente como un zombi. “Acá vivimos, pero no existimos. No me olvide, una carta para mí lo es todo”, dice.

Luis Eduardo Ramírez le pide a su hermano que rece por él y que le envíe un mensaje contándole cómo está el resto de la familia

Diana Pérez, una joven de 26 años, lidera el proceso para la repatriación de presos colombianos en China. Su padre, de 56 años, detenido en la prisión de Shanghái, fue condenado a pena de muerte por transportar 1.000 gramos de cocaína en su equipaje. Ella reconoce que cometió un delito y que debe pagar por ello, pero pide que sea en Colombia, con condiciones más dignas. “El aislamiento es extremo. Con suerte podemos hablar cinco minutos al mes. No tiene abogado y por no saber ni inglés ni mandarín debe permanecer en silencio. Si no tiene dinero no puede llamar ni comer”, cuenta.

Desde hace dos años, cuando recibió la llamada del consulado de Colombia en China que le advertía sobre la situación de su padre, decidió buscar a otras personas con situaciones similares para abrir un debate nacional sobre el tema. Hoy, tras haber derribado el temor que algún día sintió de decir públicamente que su padre infringió la ley y aceptó transportar sustancias ilícitas, celebra las gestiones del Gobierno colombiano para avanzar en el que sería el primer caso de un colombiano detenido en China repatriado por cuestiones humanitarias.

Según datos de la Cancillería Nacional, en la actualidad hay 138 condenados en cárceles de China. De estos, 12 sentenciados a pena de muerte, 11 a cadena perpetua y 115 a condenas de prisión temporal. En la mayoría de los casos fueron condenados por tráfico de droga, un delito que para la legislación china tiene la misma gravedad penal que el homicidio.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Desde enero de 2014, la Cancillería de Colombia solicitó la repatriación de Harold Carrillo porque padece cáncer de ganglios linfáticos. Sin embargo, solo hasta ahora, cuando la condena a pena de muerte que le fue impuesta fue reducida, Carrillo, que era taxista en Cali antes de ser detenido en Pekín por llevar droga entre su ropa, podrá volver al país. “Le dieron una condena de 20 años para hacer la homologación de pena aquí en Colombia”, señaló la canciller María Ángela Holguín. Para los familiares de los detenidos en China este caso abriría la puerta para que otros puedan regresar.

El ministro de Justicia, Yesid Reyes, ha estado a la cabeza del proceso de Carrillo. Cuenta que una delegación estuvo en China para profundizar la cooperación judicial entre ambos países y fortalecer las relaciones entre sus ministerios de Justicia. Allí se trató el caso de Carrillo. “El proceso consiste en obtener la aprobación para que cumpla la pena en Colombia. Una vez aprobada la solicitud, será trasladarlo a un establecimiento penitenciario de acá. Se trata de un proceso que el Gobierno realiza estrictamente por razones humanitarias”, asegura Reyes.

Sobre la firma

Sally Palomino

Redactora de EL PAÍS América desde Bogotá. Ha sido reportera de la revista 'Semana' en su formato digital y editora web del diario 'El Tiempo'. Su trabajo periodístico se ha concentrado en temas sobre violencia de género, conflicto armado y derechos humanos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS