Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Jim Messina | Exjefe de campaña de Barack Obama

“Todos los políticos de EE UU quieren aprender a comunicarse en SnapChat”

El exasesor del presidente asegura que las redes sociales jugarán un papel muy importante en las presidenciales de 2016

Jim Messina, en su conferencia en la Ciudad de México.
Jim Messina, en su conferencia en la Ciudad de México.

La palabra futuro siempre ha sido muy importante para Jim Messina (Colorado, EE UU, 1969). Cuando iba en cuarto grado escribió un ensayo diciendo que de grande sería quarterback de los Broncos de Denver o jefe de campaña del presidente. No tuvo suerte con el fútbol americano, pero sí logró ser artífice del triunfo de Barack Obama en 2012, cuando fue reelecto. En esa carrera, otro genio de la política le dio una lección que no olvida. “Bill Clinton me dijo alguna vez que todas las elecciones presidenciales son siempre sobre el futuro. Aquel candidato que en la campaña logre definirlo será el ganador”, explica en entrevista.

Messina ya ve hacia adelante. Dejó la Casa Blanca hace un par de años, pero no la política. Se dedica a dar conferencias sobre la importancia de la tecnología como herramienta de cambio y a asesorar campañas. Su más reciente trabajo fue en el Reino Unido. El primer ministro David Cameron lo contrató. Tuvo en sus manos el destino del conservador, y un tope de 29 millones de libras para experimentar. Con Obama, Messina había gastado 1.100 millones de dólares. "Aún así hicimos modelos más sofisticados que en Estados Unidos. La tecnología es cada vez más barata, especialmente con la nube. Ahora se trata más de innovar. Hace cinco años era una cuestión de costos".

La tecnología es cada vez más barata, especialmente con la nube. Ahora se trata más de innovar. Hace cinco años era una cuestión de costos

Hace unos días, Messina visitó la Ciudad de México para participar en Aldea Digital, un evento auspiciado por Carlos Slim, el magnate mexicano de las telecomunicaciones. En Estados Unidos se ha convertido en el coordinador nacional de recaudación para la campaña de Hillary Clinton, la aspirante demócrata. “Ella será la próxima presidenta. Soy un tipo muy tacaño, pero aun así apostaría todo lo que tengo a que ella ganará”, dice.

Messina asegura que en la campaña presidencial de 2008 el equipo de Obama lanzó un mensaje en Twitter. Creían que era una pérdida de tiempo y no le encontraban mucha utilidad a la red social. Pero en los años posteriores el cambio fue drástico. En poco tiempo se convirtió en una herramienta básica para poder comunicarse con sus simpatizantes.

En la Conferencia Nacional Republicana de 2012, el director de cine Clint Eastwood dio un discurso junto a una silla vacía que imaginariamente ocupaba Obama. Messina fue responsable de la respuesta del Gobierno. Publicó en la cuenta de Twitter del mandatario una fotografía de Obama sentado en su silla en la sala del gabinete. “Este asiento está ocupado”, decía el mensaje. El teléfono de Messina sonó minutos después. Era Obama. “No le gustó que usara la Casa Blanca. Creyó que no era adecuado”. El asesor le dijo que el mensaje había roto un récord en Twitter y Facebook en tan solo una hora. Obama terminó felicitándolo por el tuit. “Las redes sociales deben ser auténticas. Nuestros simpatizantes se volvieron locos y dijeron ‘vamos a luchar por esto’. Terminó amando esa publicación”, confirmó Messina.

Para el próximo año, sin embargo, Twitter y Facebook no serán los únicos escenarios donde se disputarán las campañas. “En Estados Unidos todos los políticos están tratando de aprender a comunicarse en SnapChat”, afirma. La red social, que solo permite ver imágenes y mensajes por algunos segundos, ya alcanza los 100 millones de usuarios y es la más usada por jóvenes. “Entre miles de aplicaciones de mensajería eligieron esta porque no quieren tener una conversación permanente. Los jóvenes son uno de los grupos más importantes de la política porque no votan tanto como deberían y aun así fueron clave para que Obama fuera electo dos veces”.

Messina cree que las de 2016 serán las primeras “elecciones personales” de la historia. Las grandes bases de datos en manos de los jefes de campaña ayudarán a definir el público objetivo. La tecnología ayudará a difundir en las redes sociales mensajes casi personalizados sobre debates puntuales o problemas específicos de una comunidad. “Pero los candidatos seguirán siendo lo más importante. Uno puede ser bueno comunicando su visión de las cosas, pero la tecnología no suple una falta de visión”.