Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Delitos y faltas

Desde el Kremlin se observará el ‘Grexit’ como la revancha por la desaparición de la URSS

Una vez se desenfunda, en un gesto solemne de dignidad, ya no cabe echarse atrás. Todos han cometido faltas. El FMI y Alemania la austeridad a ultranza, Grecia el engaño en sus cuentas y la nula voluntad de reformas, todos la falta de impulso político. Nadie había cometido hasta el viernes pasado una falta mortal, de tanta trascendencia como para corroer la confianza entre los socios.

Tsipras lo ha hecho al desenfundar. Será difícil borrar este gesto hostil. Syriza ya se ha ido de la Unión Europea. Los referéndums son para ratificar o incluso desempatar largas partidas sin fin, no para un uso ventajista que se ampara en la democracia y alienta los instintos nacionalistas.

El que Tsipras ha convocado unilateralmente solo tiene apariencia democrática. Tenía sobre la mesa una oferta seria que primero rechazó y luego quiso aceptar. Ha planteado una pregunta confusa e ininteligible, que no se interpreta por el texto sino por las intenciones abiertamente expresadas. La papeleta con el no antes que el sí no es propia de un país europeo sino de Zimbabue, Somalia y Sudán, los países que ya acompañan a Grecia en el impago al FMI. Ha contado con los apoyos parlamentarios de una alianza extremista que luego ha querido esconder en la campaña: Amanecer Dorado es el grupo filonazi y antieuropeo que complementa la coalición de la izquierdista Syriza con los derechistas y también antieuropeos de ANEL.

¿Cómo confiar de nuevo en quien ha demostrado hasta dónde llegaba su desconfianza? Tsipras podría pedir todavía el sí en el referéndum o incluso anularlo o aplazarlo. El Eurogrupo, a continuación, podría aceptar la última oferta griega y evitar la salida del euro. El FMI con las prudentes palabras de su comunicado podría utilizar el margen de un mes para renegociar: llama arrears (atrasos) al impago: los atrasos se pueden resolver; no estigmatiza llamándole default (quiebra).

Nada de todo esto sucederá. El primer ministro griego ya está liquidado y seguirá su camino hasta el precipicio. Su salida es cuestión de tiempo. Horas, si gana el sí. La victoria de Tsipras solo va a producir perdedores. Perderá Grecia más que nadie y mucho, pero también la UE. La negociación que empezará el lunes solo será constructiva si Tsipras sale derrotado. En caso contrario, será para organizar el divorcio. Ante una victoria del no, nadie en sus cabales podría negociar que Grecia siguiera en el euro. La UE quedaría en posición de debilidad, con toda la autoridad arruinada y las reglas de juego del club a disposición de quien quisiera vulnerarlas. Sería el fin.

En cualquier caso, el euro ya no lucirá desde el lunes como una unión monetaria irreversible. El gesto griego será la invitación a proseguir la demolición. Habrá especulación en los mercados. Se pondrán a prueba los mecanismos financieros y bancarios construidos durante la crisis. Draghi deberá repetir que hará todo para salvarlo. Presidirá la nueva crisis la frase de Merkel: “Si cae el euro, cae Europa”. Desde el Kremlin se observará el episodio con emoción y regocijo, como si fuera el inicio de la revancha y la UE emprendiera el camino de la descomposición de la URSS hace 24 años.