Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca de los Balcanes, muy expuesta a la crisis griega

Las entidades helenas controlan hasta el 20% del sistema financiero en la región

Sucursal en Atenas del Alpha Bank, uno de los bancos griegos con mayor presencia en la región.
Sucursal en Atenas del Alpha Bank, uno de los bancos griegos con mayor presencia en la región. AP

Los efectos colaterales de la crisis griega van más allá de sus fronteras y las de la zona euro. Los Balcanes, una región con estrechos lazos económicos y financieros con Grecia, están en el punto de mira de inversores y analistas. La región ha vivido en los últimos tiempos varios episodios de tensión étnica e inestabilidad política, que podrían agudizarse si la situación de Grecia se deteriora.

“No se puede menospreciar el impacto que un estallido de la crisis griega tendría en la región. Los bancos griegos tienen una notable presencia en países como Bulgaria y Rumanía y nos preocupa el impacto si el sistema financiero griego se colapsa”, admitía en una reciente visita a Madrid Suma Chakrabarti, presidente del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD).

Los bancos centrales han adoptado medidas para asegurar la liquidez de las sucursales locales

El principal vínculo entre la región y Grecia es a través del sector financiero. En Bulgaria, una quinta parte del sistema financiero está en manos de bancos griegos; en Rumanía representan el 12% del total; el 16% en Albania; el 20% en Macedonia y el 14% en Serbia.

“Los bancos centrales de la región —especialmente los de Albania, Bulgaria, Macedonia, Rumanía y Serbia— han empezado a forzar a las sucursales locales de bancos griegos a vender su deuda helena y a separar las líneas de financiación locales de las de la matriz”, apunta Marco Valli, economista jefe para Europa de Unicredit. “Las autoridades deberían ser capaces de poder hacer frente a un contagio financiero. Pero si no fuera suficiente, el Banco Central Europeo debería abrir líneas especiales de liquidez con los bancos centrales de la zona”, recalca.

Con todo, la situación es muy diferente a la de 2008 gracias a los cortafuegos impuestos por las autoridades monetarias en este tiempo.