Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tras la bonanza, Latinoamérica se prepara para ajustarse el cinturón

Las tasas de crecimiento del 5% son parte de la historia reciente de la región que ahora afronta un largo período de cifras bajas

BANCO MUNDIAL

La bonanza económica de Latinoamérica en la última década quedó en el recuerdo. De no ser por los importantes logros sociales cosechados, esa época no sería más que un mero espejismo. Pero incluso los avances en salud, educación o reducción de la pobreza pueden verse amenazados por el periodo de desaceleración económica que sacude a la región.

Visto en perspectiva, el crecimiento de los últimos años -equiparable al de los gigantes asiáticos- tuvo como principal aliado el empuje de las grandes potencias mundiales: Estados Unidos, China y los países de la Zona Euro.

Pero al estar estas economías en horas bajas, la región, huérfana de motores externos que impulsen su vitalidad y los bajos precios de las materias primas, debe conformarse con tasas de crecimiento modestas -por debajo del 3% desde 2012 y con perspectivas del 0,8% para 2015, según el Banco Mundial.

Este bajo crecimiento en 2015 se explica principalmente por la recesión en tres de las principales potencias regionales: Brasil (-0,7%), Argentina (-0,4%) y Venezuela (-5,2%). Por otro lado, los países que más crecerán serán Panamá (6,3%), Nicaragua (4,8%) y República Dominicana (4,7%). Perú con 4,1% y México con 3%, están en también en esa liga.

En esta entrevista, Augusto de la Torre, economista en jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, explica cuáles son los principales desafíos de la región en este nuevo panorama de bajo crecimiento económico continuado, y qué medidas pueden adoptar los gobiernos para revitalizar el crecimiento.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información