Colombia aprueba una reforma fiscal para mantener el crecimiento

El Gobierno defiende la subida de impuestos para continuar la inversión social

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos
El presidente de Colombia, Juan Manuel SantosEFE

La Cámara de Representantes de Colombia ha aprobado un nuevo estatuto tributario de 72 artículos que deberá ser sancionado por el presidente Juan Manuel Santos para que empiece a regir a partir de enero de 2015. El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, aseguró que la nueva tributación permitirá al Gobierno cumplir el plan de inversiones y gastos para el próximo cuatrienio y de esta manera mantener el crecimiento económico, que en el tercer trimestre se situó en el 4,2%. La reforma ha sido criticada por empresarios y la oposición, que ven en ella un freno para los inversores.

Más información
El precio de un largo camino
Mauricio Cárdenas: “La caída del petróleo generará crecimiento menor”
La OEA extiende su apoyo al proceso de paz de Colombia

“El Gobierno colombiano, con lo que propuso en la reforma tributaria, no busca tapar un hueco fiscal, busca mantener unos ingresos que el país ha venido recibiendo en los últimos 10 años sobre los que se generaron obligaciones de gastos”, explicó Cárdenas a la cadena Blu Radio para desmentir que el objetivo de la reforma sea cubrir un déficit presupuestal de 5.200 millones de dólares. Según el ministro, se trata de darle sostenibilidad a una serie de programas de educación, primera infancia y lucha contra la pobreza. La caída de los precios del petróleo también supone un desafío. En una entrevista con este diario la semana pasada, explicó que una parte de los nuevos impuestos “ayudarán a compensar la menor renta petrolera”.

La oposición del Centro Democrático, que encabeza el expresidente Álvaro Uribe, criticó la reforma al considerar que afectará a los ingresos de la clase media y espantará a los inversionistas. La Contraloría, el organismo de control de las cuentas públicas, advirtió el lunes que la reforma puede ser insuficiente: “Teniendo en cuenta el comportamiento reciente de las variables macro, especialmente los bajos precios del petróleo, y la inflexibilidad del gasto, es posible que (...) la brecha presupuestal no se alcance a cubrir, y por el contrario se puedan ampliar las necesidades de financiamiento”. También señala que, en caso de que el Gobierno y las FARC firmen un acuerdo de paz, en el paquete impositivo no se tiene en cuenta la financiación del posconflicto. Entre las novedades que introduce está la creación de un impuesto a la riqueza para aquellas personas que tengan un patrimonio neto mayor a 409.000 dólares. Este tributo se cobrará por tres años y será de 1,15% en 2015, 1% en 2016 y 0,4% en 2017, para desaparecer en 2018.

El Congreso también aprobó una adición al impuesto sobre la renta y la equidad (CREE) con el que se gravarán las rentas superiores a 327.000 dólares del 5% en 2015, 6% en 2016, 8% en 2017 y 9% en 2018 y que a partir de ese año será permanente y se utilizará, en gran parte, para financiar programas de educación superior. “Por razones de equidad y de justicia se mantiene impuesto a la riqueza a personas naturales con patrimonios superiores a 409.000 dólares. De esta forma se busca un equilibrio entre los gravámenes a la riqueza y a las utilidades, sin afectar a la clase media ni a las pymes, que son el fundamento de la economía nacional”, dijo el ministro Cárdenas tras el último debate en la Cámara Baja el lunes por la noche.

Entre las novedades, un impuesto a la riqueza para aquellas personas que tengan un patrimonio neto de deuda mayor a 409 mil dólares
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Esta reforma tributaria incluye beneficios a quienes adquieran bienes de capital, así como para los importadores de maquinaria pesada para la industria. Además incluye multas para quienes omitan bienes y activos por montos mayores a 3,2 millones de dólares.

Esta modificación al régimen tributario, que contaba con el aval del Fondo Monetario Internacional, se da en un momento en el que se conoció que la economía colombiana creció 4,2% en el tercer trimestre, la cifra más baja del año, aunque para el Gobierno “se mantiene en línea con la meta de crecimiento de 4,7% para 2014” y es la más alta de la región.

A ello se suma que la principal empresa energética colombiana, la estatal Ecopetrol, anunció un recorte de 3.565 millones de dólares en su plan de inversiones para 2015, que asciende a 7.860 millones de dólares, en parte provocado por la baja en el precio del petróleo en los mercados internacionales. El ministro de Hacienda ha dicho que antes de terminar el año explicará cuánto le costaría al país, incluso en los “escenarios más ácidos posibles” donde el precio del petróleo se quede en 60 dólares por barril “y no se especule sobre el hueco fiscal”, dijo a Blu Radio.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS