Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las autoridades confirman la presencia del chikungunya en el norte de Colombia

La sanidad colombiana calcula que en cuatro meses podrían contagiarse más de 700.000 personas

Inspección entre escolares para encontrar el virus de la Chikungunya
Inspección entre escolares para encontrar el virus de la Chikungunya AFP

El Ministerio de Salud colombiano ha confirmado que cuatro personas de la población caribeña de Mahates, en el departamento de Bolívar (800 kilómetros al norte de Bogotá), resultaron contagiadas por el virus del chikungunya. Por ello, tomará medidas para evitar que la enfermedad se propague, aunque ya hay alertas de brotes en pueblos cercanos y se está a la espera de los análisis de 200 personas en esa misma población, que presentan los síntomas de la enfermedad: fiebre, malestar, dolor muscular, náuseas y sarpullidos.

El viceministro de Salud, Fernando Ruiz Gómez, que ha estado al frente de la emergencia, calcula que “en un escenario negativo”, en los próximos cuatro meses se podrían registrar unos 670.000 casos. “Lo que se ha visto en los 27 países del continente en los que ha entrado el virus en los pasados ocho meses es que la epidemia se da de una manera explosiva, inicialmente de una manera lenta pero al cuarto mes (presenta) un pico de casos”, explicó el funcionario a los medios locales.

Aunque este virus tiene una tasa de mortalidad muy baja, Nicolás Cantillo, el alcalde de la Mahates, la pequeña población con los primeros casos, dijo que la confirmación del brote ha generado pánico en los habitantes, por lo que pidió apoyo a las autoridades nacionales debido a las precarias condiciones de los centros hospitalarios de esta población, habitada en su mayoría por agricultores. El Gobierno Santos anunció que destinará unos 3,2 millones de dólares para reforzar los sistemas sanitarios de los municipios del Caribe que se encuentran por debajo de 2.200 metros sobre el nivel del mar y que podrían verse afectados por una eventual epidemia.

El viceministro Ruiz Gómez también explicó que este brote se originó en Colombia y no se presentó por contagio de otros países, aunque ya se había registrado un caso en Cali, al suroccidente del país, pero de una persona que había sido infectada en República Dominicana. “Se habían presentado casos en Venezuela, Panamá y Ecuador, estábamos prácticamente rodeados, pero desde hace 15 días había un reporte de que había unas personas en Mahates con unos síntomas”, explicó el funcionario refiriéndose a los cuatro casos confirmados.

Aunque el virus tiene una tasa de mortalidad muy baja, la confirmación del brote en el norte de Colombia ha generado pánico entre los habitantes

Ante la aparición del brote, el Gobierno le pidió a los habitantes de la región aumentar las medidas para evitar la propagación del virus como la erradicación de pozos de aguas estancadas, ambiente que permite la reproducción del mosquito Aedes aegypti, portador de la enfermedad, y también conminó al uso de repelentes. El Ministerio de Salud no descartó medidas de prevención como la fumigación, reforzar los sistemas de salud y abrir en los centros asistenciales una puerta externa a urgencias en donde se presenten los brotes.

El Ministerio colombiano también publicó en las páginas de Internet del sistema un protocolo para que el personal médico pueda identificar los casos y atenderlos, ya que también se han presentado brotes de dengue clásico y hemorrágico, que tienen otro tipo de tratamientos. “La diferencia con el dengue es que su tasa de mortalidad es del 2%. Mientras que la del chikungunya es del 1% , genera molestias, se trata con antiinflamatorios, drogas contra la fiebre y reposo”, agregó el funcionario.

Las autoridades han tenido que salir a dar declaraciones a los medios de comunicación para calmar los ánimos e informar que a las dos semanas los síntomas desaparecen y se genera una inmunidad. También aclararon que la única forma de paliar los efectos del chikungunya es el reposo y la hidratación.