Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joep Lange, experto mundial sobre el sida, entre las víctimas del avión

Varios pasajeros se dirigían a una conferencia internacional sobre la enfermedad en Australia

Declaraciones del presidente de la Sociedad Internacional del SIDA Reuters Live!

Entre las víctimas del derribo del avión de Malaysia Airlines en Ucrania se encuentra el holandés Joep Lange, uno de los expertos más reconocidos en el mundo sobre el sida. Varios pasajeros -hasta un centenar, según Fairfax Media- se dirigían, al igual que Lange, a la conferencia internacional sobre esta enfermedad que estaba previsto que comenzara el domingo en Melbourne (Australia).

Lange (Nieuwnhagen, 1954) dedicó más de 30 años de su vida a la investigación sobre el virus del VIH y el sida, y era conocido por defender el acceso a tratamientos más baratos en países pobres. "Joep tenía un compromiso absoluto con los tratamientos contra el VIH en Asia y África", ha declarado David Cooper, profesor de la Universidad de Nueva Gales del Sur, que ha colaborado estrechamente con Lange en un proyecto en Bangkok.

"Siempre traía un punto de vista fresco, y nunca aceptó que algo era imposible de lograr", ha añadido Cooper en un comunicado.

El científico presidió la Sociedad Internacional del Sida (IAS, en sus siglas en inglés), organizadora del congreso, que tiene entre sus ponentes al expresidente de EE UU Bill Clinton. "En este momento increíblemente triste y delicado, IAS está junto a nuestra familia internacional y envía condolencias a los seres queridos de aquellos que han perdido en esta tragedia", ha dicho a los periodistas Chris Beyrer, actual presidente del organismo. Con Joep Lange, "el movimento VIH/sida ha perdido a un gigante".

Lange era profesor de medicina interna en la Universidad de Ámsterdam y director del Instituto de Ámsterdam para la Salud Global y el Desarrollo, y fue pionero en el desarrollo de terapias combinadas más asequibles contra el VIH y de tratamientos para prevenir la transmisión del virus de madres a bebés en los países pobres. Viajaba a Kuala Lumpur, donde iba a hacer transbordo a Australia, acompañado de su pareja, Jacqueline.

En el aparato viajaban 298 personas, 283 pasajeros (entre ellos numerosos niños) y 15 miembros de la tripulación. Todos ellos perecieron en el siniestro. De ellos, 154 son holandeses, 45 malasios, 27 australianos, 9 británicos, cuatro alemanes, cuatro belgas, tres filipinos, un canadiense y 41 sin nacionalidad verificada, según un portavoz de la compañía en Ámsterdam, informa Isabel Ferrer.

Más información