Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel responde al Gobierno de unidad palestino con más viviendas

Benjamín Netanyahu impulsa 3.300 casas en Cisjordania y el este de Jerusalén

Un policía israelí detiene a un palestino durante una protesta en Jerusalén. Ampliar foto
Un policía israelí detiene a un palestino durante una protesta en Jerusalén. REUTERS

Israel ha replicado a la formación del nuevo Gobierno de unidad palestino, que integra al grupo islamista Hamás, con el impulso a nuevas viviendas en colonias de Cisjordania y el este de Jerusalén. “Es la correcta respuesta sionista al Ejecutivo terrorista palestino”, dijo en un comunicado el ministro de Vivienda, Uri Ariel, del partido ultraderechista Casa Judía, socio en el Gabinete de Benjamín Netanyahu.

En total son 3.300 las unidades que se aceleran. En un primer grupo de 1.500 se incluyen tanto residencias en “fase intermedia” de aprobación (unas 800) como hogares cuya obra ya puede ser licitada (otras 600). Estos últimos fueron proyectados en 1985 y sólo ahora se ejecutan, tras cambios en el reparto de tierras. Pueden tardar años en estar finalizados. Hay una segunda tanda de 1.800 viviendas que tienen ya el visto bueno, por lo que pueden construirse en breve.

Forman parte del paquete que Israel tenía previsto anunciar en marzo, en paralelo a la cuarta liberación de presos palestinos del grupo de 104 que se comprometió a excarcelar en julio de 2013, cuando se retomó el proceso de paz.

Cuando escupen a Israel, algo hay que hacer

El ministro de Vivienda israelí, Uri Ariel

Tres tandas de reclusos salieron de prisión, pero Israel consideró que no se daban las condiciones adecuadas para liberar a los últimos. Así, Netanyahu no se sintió forzado a contentar a sus aliados con más ladrillo en territorio ocupado. Con el proceso de paz roto y las facciones palestinas hermanadas, la orden se descongela.

Israel ha tardado tres días en responder al nuevo Gabinete palestino, al que amenazó con “severas represalias”. A Hamás, que hasta ahora ha controlado la depauperada franja de Gaza, lo consideran grupo terrorista EE UU y la UE. Sus integrantes niegan el derecho de Israel a exisitir.

El ministro Ariel ha explicado que esta reacción “no es más que el comienzo”. “Cuando escupen a Israel, algo hay que hacer”, ha remarcado en Israel Radio. También ha insistido en que todas las nuevas casas se ubican en zonas que su Gobierno quiere mantener en cualquier acuerdo de paz futuro. Naciones Unidas calcula que superan los 550.000 los colonos que hoy viven en tierra internacionalmente reconocida como ocupada y fuentes de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) barruntan que las 3.300 viviendas extra podrían añadir otros 15.000 residentes.

El de ayer es un anuncio en la media de los realizados en los últimos tiempos. En los nueve meses en que palestinos e israelíes han estado dialogando, hasta abril, Israel avanzó los trámites para 14.000 viviendas, un periodo durante el que se han demolido más de 500 viviendas palestinas con el desplazamiento de unos 900 vecinos.

Saeb Erekat, jefe del equipo negociador palestino, denunció que sus adversarios caminan “hacia una escalada importante” en la construcción de asentamientos. Ahora están estudiando “cuidadosa y sopesadamente” la respuesta. Exigen a la comunidad internacional que reaccione con “contundencia”. De momento, el embajador de EE UU en Israel, Dan Shapiro, ha recordado que Washington “se opone a la construcción de más asentamientos y a las ampliaciones”.