Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siria anuncia el fin de la destrucción de su arsenal químico para finales de abril

La guerra civil y la peligrosidad del proceso de destrucción forzaron un retraso en la entrega de armas de casi cinco meses

Ahmet Uzumcu, director general de la OPAQ, el pasado octubre.  Ampliar foto
Ahmet Uzumcu, director general de la OPAQ, el pasado octubre. AFP

A pesar de las dudas despertadas por la lentitud del régimen sirio en la entrega del arsenal químico, unas 1.300 toneladas según el presidente Bachar el Asad, el Gobierno de Damasco ha dado garantías de que el proceso de destrucción acabará a finales de abril de este año, según la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

A lo largo de esta semana, "el 35% del arsenal químico sirio se habrá eliminado", afirmó el martes la organización, con sede en La Haya. La misión conjunta de la ONU y la OPAQ acordaron como fecha límite para la eliminación del arsenal el pasado 5 de febrero. Y Siria, justificándose en la peligrosidad del procedimiento y en una guerra civil que va a cumplir ya su tercer año, no cumplió. Y, en consecuencia, el proceso se retrasó hasta el 30 de junio. El pasado lunes, sin embargo, la OPAQ anunció en su página web "nuevos movimientos necesarios" para la destrucción del arsenal y afirmó que el régimen sirio entregó a la organización un plan en el que "se compromete a eliminar las armas químicas para finales de abril de este año", dos meses antes de la última fecha tope. "El Gobierno sirio ha reafirmado su compromiso de ejecutar las operaciones de extracción [de material] en el momento estipulado", afirmó el turco Ahmet Üzümcü, director general de la organización.

El pasado 26 de febrero, el cuarto barco cargado con armamento químico —gas mostaza, con "Prioridad 1"— salió del puerto de Latakia, al noreste del país. El buque estadounidense, MV Cap Ray se encarga ahora de su destrucción en el Mediterráneo mediante la disolución con sosa cáustica, un proceso que consiste en la neutralización de los efectos mortales del gas (que en realidad se utiliza en estado líquido). "Durante esta semana, otra partida de productos de Prioridad 1 [los más letales] saldrán desde el puerto de Latakia, lo que elevará el número total de movimientos hasta ahora a seis", afirma la OPAQ. Serán de momento dos empresas -Ekokem OY AB (Finlandia) y Veolia Environmental Services Technical Solutions (EE UU)- las que, a través de la asignación por un concurso público al que se presentaron 14 compañías mundiales, gestionarán los residuos que resulten de la destrucción del arsenal, unas 7.000 toneladas.

La coordinadora especial de la misión conjunta para el desarme, la holandesa Sigrid Kaag, subrayó también el reciente progreso en la misión de desarme químico sirio. "Casi un tercio del material químico ha sido trasladado o eliminado", comunicó Kaag a la OPAQ quién indica también que aunque esto sigifica un "progreso", se espera una mayor aceleración y en esfuerzo "más intenso". Según la BBC, Kaag acordó con el régimen sirio un calendario de 60 días para futuros envíos y anticipó que en marzo habrá "mucha acción".

Aunque no se especifican las toneladas que han abandonado el país en los últimos viajes, se sabe que el Cap Ray dispone de dos tanques con una capacidad de destrucción de 50 toneladas diarias. "No se publican las cantidades porque no es una cifra segura", comenta Roberto Martínez Álvarez, miembro del consejo químico consultivo de la OPAQ. "Es normal que el proceso sea lento y muy difícil", afirma.