Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez federal duda de que los programas de la NSA sean constitucionales

La sentencia es la primera resolución contraria a las prácticas de espionaje de la agencia, pero es susceptible de apelación por el Departamento de Justicia

Manifestación en Washington para apoyar a Snowden.
Manifestación en Washington para apoyar a Snowden. AFP

Un juez federal de Washington ha dictaminado este lunes que los programas de recopilación de llamadas telefónicas de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos violan el derecho a la privacidad de los ciudadanos estadounidenses y que “muy probablemente” son inconstitucionales. Se trata de la primera sentencia contraria a la legalidad de las prácticas de la NSA que dicta un tribunal en este país desde que Edward Snowden comenzara a filtrar las estrategias de espionaje de la Administración el pasado mes de junio.

“No puedo imaginarme una invasión de la privacidad más indiscriminada y arbitraria que esta recopilación y retención tecnológica de datos personales de prácticamente todos y cada uno de los ciudadanos con el único propósito de indagarlos y analizarlos sin autorización judicial”, se lee en la sentencia del juez Richard Leon, designado por George W. Bush. Para el magistrado, el programa de recolección de metadatos a partir del rastreo de llamadas telefónicas, el primero filtrado por Snowden, entra en conflicto con la Cuarta Enmienda que prohibe las captación y la búsqueda de información más allá de límites razonables.

El fallo responde a la demanda interpuesta por el abogado y activista Larry Klayman al poco tiempo de conocerse las filtraciones de los programas de vigilancia de la NSA. En su denuncia, Kayman solicitaba que se eliminaran de la base de datos de la agencia la información referente a él y a uno de sus clientes. El juez ha ordenado que se eliminen todos los antecedentes y documentación relacionada con ambos, aunque ha concedido al Departamento de Justicia un plazo para apelar su decisión. Uno de sus portavoces ha confirmado que ya están estudiando la decisión judicial.

Actualmente hay varias denuncias similares aguardando a ser estudiadas en varios tribunales estadounidenses, una de ellas la de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), que interpuso su reclamación contra la legalidad de los programas de la NSA en Nueva York. Varias de estas demandas podrían acaban sobre la mesa de los jueces del Tribunal Supremo.

La sentencia se ha conocido un día después de que la Casa Blanca recibiera las recomendaciones de un equipo de expertos sobre las prácticas de la NSA en la que propone mayores restricciones en las autorizaciones judiciales y una reestructuración de su dirección y funcionamiento. Ninguna de estas revisiones hubiera sido posible si Snowden no hubiera tomado la decisión de filtrar los programas de espionaje a la prensa. El exanalista se encuentra ahora refugiado en Moscú, una vez que el Gobierno de Vladimir Putin le otorgara asilo el pasado mes de agosto. Las autoridades estadounidenses lo reclaman por traición y confían en poder juzgarlo en este país.

No obstante, el domingo, Richard Ledgett, el responsable de filtraciones no autorizadas de la NSA, insinuó en el programa 60 minutes, que la Administración podría considerar conceder una amnistía a Snowden. “Creo que es necesario hablar del tema y que se deberían tener las garantías de que los datos que sustrajo y que todavía no se han conocido deberían mantenerse en un lugar seguro, y mi exigencia sobre el grado de seguridad sería muy elevada”, sostuvo Ledgett.

La Casa Blanca ha rechazado la viabilidad de cualquier amnistía para el extécnico de la NSA. “Snowden ha sido acusado de filtrar información clasificada y se enfrenta a cargos por delitos muy graves”, ha afirmado este lunes el portavoz de la presidencia, Jay Carney. El Gobierno estadounidense ha dejado muy claro en que su voluntad de que el informático regrese a EE UU para ser juzgado en un tribunal no ha cambiado un ápice.