Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Perú multa a Pluspetrol con 7 millones de dólares por la desaparición de una laguna

La petrolera hizo desaparecer la laguna Shanshococha en la cuenca del río Pastaza, una zona de indígenas quechuas

Imagen tomada en la laguna Shanshococha por la OEFA.
Imagen tomada en la laguna Shanshococha por la OEFA.

En septiembre de 2011 cuatro organizaciones indígenas de la selva norte de Perú pidieron al Congreso crear una comisión investigadora de los pasivos ambientales y sociales -los daños ocasionados por las actividades de exploración y extracción petrolera tanto en los recursos naturales como en las personas- en cuatro cuencas afectadas por las actividades petroleras. En junio de 2012, un par de congresistas visitaron la zona y mostraron en televisión un sector cubierto por vegetación, pero que por debajo parecía una cama elástica negra. La empresa Pluspetrol Norte decidió realizar trabajos de ‘remediación ambiental’ –labores para recuperar el espacio afectado- sin solicitar permiso a la autoridad ambiental y desapareció la laguna Shanshococha en la cuenca del río Pastaza. El lunes, el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) notificó a la empresa de una multa de unos 7 millones de dólares, la segunda del año, pues en enero la sancionó con 11 millones por daños en Pacaya Samiria, otra cuenca de la selva norte.

La resolución del OEFA indica que Pluspetrol Norte infringió las normas al haber “afectado la laguna con hidrocarburos líquidos, causado la pérdida ecológica irrecuperable del ecosistema que conformaba la laguna o realizado actividades de drenaje y remoción de suelos sin contar con el Instrumento de Gestión Ambiental correspondiente”, entre otros puntos.

Shanshococha estaba ubicada en Andoas (departamento de Loreto) y pertenecía a la cuenca del río Pastaza, una zona de indígenas quechuas que tienen su propia variante de esa lengua.

Una de las parlamentarias que visitó el lugar en un par de oportunidades, Verónika Mendoza, declaró a EL PAÍS que la empresa sabía que se arriesgaba a una sanción si realizaba acciones de recuperación sin el trámite correspondiente, pues en 2012 Pluspetrol indicaba que no sabía dónde debía inscribir ese pasivo ambiental que no tenían inscrito.

“Ha obrado sabiendo a qué se exponía, cuando vimos la laguna en Andoas en 2012, no estaba registrada formalmente como un pasivo ambiental, la empresa apelaba al hecho de que no estaban claras las funciones de OEFA y del regulador Osinergmin. Se dijo que en adelante tenía que registrar el pasivo ante OEFA”, comentó Mendoza.

La otra parlamentaria que visitó el lugar en 2012, Marisol Pérez Tello, dijo este miércoles en un canal de televisión: “Ni siquiera estaba reportado el daño en 2012 pero los indígenas decían Shanshococha ya no existe. (Pluspetrol) contaminó otros espacios que no estaban contaminados con la remediación. Hicieron remoción de tierras sin comunicar al organismo de fiscalización: sin supervisión, sin autorización, sin vigilancia”.

En un comunicado, Pluspetrol señala que “ante las fuertes demandas de la Comunidad Nuevo Andoas, Pluspetrol Norte realizó los trabajos de remediación desde octubre del 2012 hasta el año 2013”, para ello, “desvió temporalmente el caudal que recibía este espejo de agua con la finalidad de remover el hidrocarburo acumulado en los sedimentos de la laguna”.

La empresa afirma que ha restablecido el espejo de agua y que iniciará las acciones legales respectivas. Pluspetrol se hizo del denominado Lote 1AB que antiguamente operaba la compañía Occidental Petroleum (Oxy) y por el contrato firmado debe asumir los pasivos dejados por las operaciones previas.

Miembros de la Federación de Indígenas Quechua del Pastaza (Fediquep) que realizan monitoreo ambiental en la zona han denunciado por años los daños que han sufrido y el incumplimiento de la empresa acerca de los compromisos asumidos.

La parlamentaria Mendoza agregó que la empresa pretende “seguir siendo concesionaria de ese lote y esto sienta un mal precedente pues lo mínimo que se espera es que sea responsable ambiental y legalmente”.

El informe que realizó el grupo de trabajo parlamentario de las cuatro cuencas de la selva norte, creado en el Congreso por el pedido de las federaciones nativas en 2011, indicó que las empresas Oxy y Pluspetrol Norte son “responsables de los daños ambientales causados por la exploración, explotación y producción de petróleo”, pero también señaló la “corresponsabilidad con el gobierno por no tener los mecanismos adecuados de control para un desarrollo empresarial, respetando el medio ambiente y las comunidades nativas.

En declaraciones a canal 35, Delia Morales, funcionaria del área de supervisión del OEFA, explicó que Shacshococha estaba “impregnada de hidrocarburo, (Pluspetrol) drenó la laguna y mezcló suelo nativo con suelo contaminado”, además, en contraste con lo que dice la empresa, precisó que actualmente hay unos 300 metros cuadrados de agua, es decir “un 4% del volumen inicial que tenía la laguna”

Morales remarcó que la remediación ambiental a la laguna no ha "devuelto la funcionalidad que tenía para el uso de agua para consumo, alojamiento de peces, posibilidad de realizar pesca que es lo que han alegado las comunidades, y nunca vamos a poderle devolver la laguna como estaba", por ello el organismo ha pedido a la empresa un estudio que determine qué compensación entregarán a por lo menos 14 comunidades afectadas. Ello puede ser la generación de una nueva laguna o "de ser el caso potenciar o proteger un cuerpo de agua en la zona de influencia del lugar afectado", indica la resolución de la OEFA.