Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cristina Fernández dice que vivió momentos difíciles

La presidenta argentina ha vuelto al trabajo tras un mes y medio de baja por motivos de salud

Una imagen de Cristina Fernández difundida hoy.
Una imagen de Cristina Fernández difundida hoy.

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, volvió este lunes a la actividad, con calma, pero con fuertes cambios. Antes habituada a una vorágine de actos públicos y a lanzar ráfagas de mensajes por su cuenta de Twitter, la jefa de Estado ha vuelto al trabajo después de un mes y medio de excedencia por motivos de salud y lo ha hecho con reuniones privadas en la residencia presidencial de Olivos, en la periferia de Buenos Aires. Dejó en manos de su portavoz la tarea de anunciar la remoción de ministros y presidentes de los bancos Central y Nación (entidad de fomento). También grabó un mensaje coloquial filmado por su hija, la joven cineasta Florencia Kirchner, en el que reconoció que vivió "momentos difíciles".

Fernández había dejado la presidencia en forma interina en manos de su vicepresidente, Amado

Boudou, el 5 de noviembre pasado cuando su portavoz anunció que tenía un coágulo en el cráneo por un golpe que había sufrido el 12 de agosto. A los tres días fue operada y desde entonces permaneció en reposo hasta que el pasado lunes los médicos le dieron el alta neurológica, aunque le recomendaron descansar otra semana más.

La economía argentina ha perdido un tercio de sus reservas internacionales en dos años

La jefa de Estado argentina llamó este domingo por la noche a Michelle Bachelet para felicitarla por su victoria en la primera vuelta de las elecciones presidenciales chilenas. Este lunes retomó sus actividades por la tarde. Primero recibió al secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli. Después, al que hasta entonces era jefe de Gabinete de Ministros, Juan Manuel Abal Medina. Por último, se encontró con Boudou. Se desconoce hasta ahora cuándo reaparecerá en actos públicos. Se sabe que no puede volar por lo menos hasta el 8 de diciembre, como parte de la recuperación de su cirugía. Ella solía ir en helicóptero desde Olivos hasta la Casa Rosada (sede presidencial de Argentina). Además, los médicos le han recomendado que se mantenga alejadas de situaciones de excesivo estrés o esfuerzo físico. Y al parecer está siendo muy obediente. Boudou siempre destaca que su jefa es “la mejor presidenta y la mejor paciente”. “Se cuidó por amor a su pueblo”, dijo el vicepresidente. Se diferenció de su fallecido marido, el expresidente Néstor Kirchner (2003-2007), que no siguió el reposo que le aconsejaban los médicos después de una angioplastía y así el entonces diputado acabó muriendo de un paro cardíaco a los 60 años en 2010.

El día del regreso de Fernández a la actividad fue el mismo que eligió para un brusco recambio de su gobierno, con un jefe de Gabinete más escorado al centro, un ministro de Economía más de izquierdas y un presidente del Banco Central más gris y sin un pensamiento heterodoxo propio. En cambio, en su mensaje de vídeo, Fernández se mostró amable, con un tono coloquial, dirigiéndose a su pueblo, pero también a los líderes extranjeros que en este tiempo le desearon salud. Muchos de ellos le enviaron regalos, como el hermano de Hugo Chávez y gobernador del estado venezolano de Barinas, Adán Chávez, que le dejó un perro mucuchi, típico del país caribeño, que ella bautizó como Simón. El expresidente venezolano le había prometido a Fernández que le obsequiaría uno y ahora su hermano cumplió con la palabra.

"Fueron momentos difíciles, no lo voy a negar. Porque ir a un examen de rutina cardiológico y de repente te dicen que te tenés que operar de la cabeza...”, contó la jefa de Estado. "Yo ya había vivido la extirpación de las tiroides con un prediagnóstico de cáncer. Todo el mundo tiene operaciones, pero la cabeza es algo como que... la capocha (modo coloquial de llamar la cabeza) es lacapocha como decía mi abuelo. Fue un momento difícil, pero acá estamos. Como siempre, al frente, poniendo toda nuestra voluntad", expresó la presidenta.

Un perrito bolivariano

A. R. / EFE

En el vídeo grabado por su hija, Cristina Fernández agradece el apoyo recibido durante la convalecencia, habla de las cartas y regalos que recibió y muestra un pingüino de peluche gigante, animal que representa a los kirchneristas.

En la cinta se la ve sentada un sofá en Olivos, su residencia, y se muestra distendida, de buen ánimo, con una camisa blanca y un traje oscuro. En la grabación, Fernández presenta a los argentinos a "Simón", un cachorro blanco  que le regaló el hermano de Chávez cumpliendo con la promesa del fallecido presidente venezolano, según señala.

"Espero que no me haga pis encima porque me muero", dice con humor. "Éste es el perro que Hugo Chávez me había prometido que me iba a regalar. Es el perro nacional de Venezuela desde 1964 y acompañó al libertador Simón Bolívar", relata Fernández, que ha bautizado a su nueva mascota como "Simón". "Una vez los españoles lo metieron preso", añade la presidenta, que bromea cuando el animal intenta morder su pelo. "No, con el pelo no que rompemos relaciones con Venezuela", exclama Fernández en el vídeo.

Según sondeos privados difundidos en los últimos días, Fernández, que se encuentra en el ecuador de su segundo mandato, ha logrado mejorar su imagen tras la operación y ha conseguido un nivel de aceptación de su gestión del 39,4%, siete puntos por encima de la medición de hace dos meses, según una encuesta de los consultores Federico González y Cecilia Valladares.