Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La presidenta de Argentina no retomará su actividad hasta el próximo lunes

Los médicos señalan que la presidenta de Argentina ya no padece arritmias significativas, pero retrasan una semana su retorno al trabajo

El secretario de Comunicación lee el último parte médico de la presidenta
El secretario de Comunicación lee el último parte médico de la presidenta EFE

Despacio, muy despacio. El regreso de la presidenta de Argentina a su trabajo se hará de forma muy gradual. A pesar de que Cristina Fernández recibió el sábado el alta “neurológica y neuroquirúrgica”. Y a pesar, de que el lunes los médicos de la Fundación Favaloro le otorgaron también el “alta cardiológica”, los doctores autorizan el retorno a su actividad para… dentro de una semana. O sea, el lunes 18 de noviembre, un mes y una semana después de su operación quirúrgica.

En Argentina se había especulado con la posibilidad de que esta semana reapareciera Fernández en algún acto público, dado que todas las informaciones oficiales señalaban que se encontraba de muy buen humor y se recuperaba sin ningún problema. Sin embargo, los médicos han decidido alargar el reposo.

Durante las 48 horas del fin de semana los médicos colocaron a Fernández unos electrodos para examinar el funcionamiento del corazón. La prueba puso en evidencia que la presidenta disfruta de “un buen estado cardiovascular” ya que no se detectó ninguna “arritmia significativa”. Si bien, los doctores expresaron en su informe: "Al igual que en estudios previos se observó un bloqueo intermitente en la rama de conducción eléctrica izquierda que no interfiere con una normal frecuencia y función cardíacas".

Una vez que Fernández vuelva a ocupar el centro de la escena política, deberá someterse a pruebas de “movimiento oscilatorio corporal y de esfuerzo pendientes”. Y también deberán practicarle una neuroimagen el 9 de diciembre, dos meses después de su operación, antes de que los médicos vuelvan a autorizarle viajes en avión.

Los doctores de la Fundación Favaloro, Facundo Manes y Gerardo Bozovich, autores del informe médico donde se le concede a Fernández el “alta cardiológica”, no detallan por qué han creído conveniente alargar la vuelta a la actividad de la presidenta, a pesar de que ya recibió el alta.