El 40% de la población siria necesita ayuda humanitaria, según la ONU

De las 9,3 millones de personas necesitadas, 6,5 millones han abandonado sus hogares Este lunes hay una reunión para fijar la fecha de la conferencia de paz sobre la crisis siria

Refugiados sirios en Estambul, el 3 de noviembre.
Refugiados sirios en Estambul, el 3 de noviembre. BULENT KILIC (AFP)

Alrededor del 40% de la población siria, unos 9,3 millones, depende de la ayuda humanitaria por culpa de la guerra civil que desde hace dos años y medio devora el país, según ha informado este martes la secretaria adjunta de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos. De ellos, unos 6,5 millones han tenido que abandonar sus casas — dos millones de los cuales han abandonado el país y se han convertido en refugiados eminentemente en Líbano, Jordania, Turquía, Irak —. 

"Amos continúa presionando al Consejo para que ayuden y usen su influencia sobre aquellas partes en las que pueden asegurar la protección de los civiles y las instalaciones civiles, el avance seguro del personal médico y los suministros y que puedan facilitar el progreso de la expansión de las operaciones de ayuda críticas que pueden salvar vidas", ha indicado Pitt.

Hace un mes, Amos pidió al Consejo de Seguridad una acción más eficaz para hacer llegar la ayuda a Siria, donde millones de personas no han recibido ningún tipo de asistencia en todo el año. "Mientras debatimos la gente continúa muriendo de forma innecesaria", aseguró Amos entonces.

El pasado 2 de octubre los 15 miembros del Consejo aprobaron —después de meses de conversaciones— una declaración no vinculante en la que se instaba a incrementar el acceso a la ayuda en Siria. Sin embargo, Amos ha asegurado que la declaración no ha tenido efecto sobre el terreno y que todavía no hay cambios positivos sobre los que informar.

La solicitud ha tenido lugar el mismo día en el que el Gobierno sirio se ha comprometido a vacunar a todos los niños del país y a hacer llegar la ayuda humanitaria, después de un brote de polio en el norte y el aumento de las alarmas sobre la desnutrición en las zonas bajo asedio militar.

La conferencia de paz sin fecha

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El mediador internacional para Siria, Lajdar Brahimi, y los números dos de las diplomacias de Rusia y Estados Unidos se han reunido este lunes para fijar la fecha de la conferencia de paz sobre la crisis siria llamada Ginebra 2. El encuentro, sin embargo, no se producirá antes de diciembre, según la agencia rusa de noticias ITAR-TASS. La convocatoria de esa conferencia, una iniciativa conjunta de Washington y Moscú para sentar las bases de la transición política en Siria, ha sido aplazada varias veces, a pesar de los esfuerzos por hacerla realidad y poner fin a una guerra civil que en dos años y medio ha causado más de 100.000 muertos.

Ginebra 2 debe sentar las bases de la transición política en Siria, bajo la conducción de un órgano de gobierno con todos los poderes ejecutivos y la participación de las partes beligerantes, que se negociarían con la mediación de Brahimi.

Los principales temas a resolver en esta reunión preparatoria, la tercera hasta el momento, han sido, además de la fecha de la conferencia —la propuesta de Brahimi era iniciarla el próximo día 23—, la lista de países invitados a participar en un primer segmento de alto nivel.

Brahimi ha preparado ya las cartas de invitación para el Gobierno sirio, la oposición y los invitados. Una vez que concluyan las reuniones entre las partes del conflicto, se incorporarán representantes de Francia, Reino Unido y China (los otros tres países del Consejo de Seguridad, junto a Rusia y EE UU).

En la última parte de la reunión participarán representantes de Turquía, Líbano, Irak, Jordania, países que sufren directamente las consecuencias de la guerra en Siria, pues en conjunto acogen a más de dos millones de refugiados de este país.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS