Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Casa Blanca asegura que arreglará la página web de la reforma sanitaria

La secretaria de Salud testificará este miércoles ante el Congreso para defender el sistema

La página Healthcare.gov desde la que los ciudadanos pueden contratar seguros médicos.
La página Healthcare.gov desde la que los ciudadanos pueden contratar seguros médicos. Bloomberg

La Administración Obama comienza una nueva semana en la que deberá aportar explicaciones sobre los fallos técnicos que afectan a la página web de contratación de seguros médicos, uno de los pilares de la reforma sanitaria. La secretaria de Salud, Kathleen Sebelius comparecerá este miércoles en una audiencia ante la Cámara de Representantes, días después de que fueran interrogados los responsables de las empresas contratadas para poner en marcha el sistema.

A pesar de que el presidente Obama defendió la semana pasada que “la reforma sanitaria es más que una página web”, el dominio Healthcare.gov es centro de todas las críticas al sistema implementado por ley en 2010. El Partido Republicano ha puesto en duda desde que la plataforma estuviera lista el pasado 1 de octubre hasta el nivel de seguridad con el que se protegen los datos o la privacidad de los usuarios.

“Esto no es sólo cuestión de que funcione una página, se trata de dar acceso a cobertura médica a millones de estadounidenses que no lo tendrían de otra manera”, reiteró este lunes Jay Carney, portavoz de la Casa Blanca. Carney ha respondido a preguntas por los fallos del sistema online y a las quejas de los republicanos -que han llegado a pedir la dimisión de la secretaria de Salud-, prácticamente a diario durante el último mes.

La reforma sanitaria, la ley más ambiciosa de la Administración Obama hasta ahora, está basada en la obligatoriedad de contratar una póliza médica, conocida como el mandato individual. En el caso de no hacerlo, los ciudadanos deberán pagar una multa en su declaración de impuestos. Sin embargo, y a pesar de que los estadounidenses ya pueden acceder al sistema de seguros en centros de asistencia y por teléfono, los republicanos alegan que la Casa Blanca debe retrasar la fecha límite -el próximo 31 de marzo- en la que los estadounidenses deben demostrar que tienen un seguro.

Esto no es sólo cuestión  de que funcione una página, se trata de dar acceso a cobertura médica a millones de estadounidenses que no lo tendrían de otra manera"

La página Healthcare.gov ha recibido 19 millones de visitas desde su estreno, según el Gobierno, pero no todos los usuarios han logrado crear una cuenta para solicitar un seguro médico. Este domingo, la plataforma sufrió un nuevo problema por el fallo técnico en una de las empresas contratadas para alojar el sistema.

El Departamento de Salud asegura haber contratado más recursos para solucionar los problemas surgidos hasta ahora. Entre las personas encargadas del funcionamiento de la página está Jeff Zients, antiguo subdirector y responsable de operaciones de la Oficina de Presupuesto de la Casa Blanca. Según Zients, Healthcare.gov “se puede arreglar” y funcionará a pleno rendimiento a finales de noviembre.

El empresario asegura que los principales problemas de la página se deben a errores de software que impiden que los programas funcionen como deberían hacerlo, la poca velocidad y el tiempo de respuesta a los usuarios. La plataforma en la que está basada el nuevo “mercado” de seguros médicos conecta la oferta de pólizas con las bases de datos del sistema de impuestos, así como otras agencias de seguridad e inmigración que confirman, por ejemplo, que el solicitante reside legalmente en el país (los inmigrantes indocumentados no tienen acceso a estas pólizas).

La semana pasada, los responsables de dos empresas contratadas por el Gobierno para construir lo que está considerado como uno de los sistemas informáticos más avanzados de los últimos años, declararon ante el Congreso que no contaron con suficiente tiempo para probar la efectividad de la plataforma. Tanto Cheryl Campbell, vicepresidenta de CGI como Andrew Slavitt, vicepresidente de Optum/QSSI, declararon haber trasladado a las autoridades que necesitaban ampliar el período de pruebas, aunque ninguno recomendó que no se retrasara su apertura el pasado 1 de octubre.