Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania y Brasil lideran en la ONU una iniciativa para controlar el espionaje

La propuesta quiere garantizar la privacidad de las comunicaciones en Internet

Una veintena de países la respaldan y EE UU está dispuesta a estudiarla

Los presidentes Dilma Rousseff, Barack Obama y Angela Merkel, durante la cumbre del G-20.
Los presidentes Dilma Rousseff, Barack Obama y Angela Merkel, durante la cumbre del G-20. AP

Alemania y Brasil han aunado sus fuerzas en Naciones Unidas para contener el espionaje masivo a través de Internet. Las delegaciones de ambos países están trabajando en una propuesta de resolución que persigue promover la privacidad en la red y a cuya redacción se han sumado una veintena de países, según fuentes diplomáticas citadas por varios medios de comunicación estadounidenses. Se trata de la primera iniciativa de carácter internacional para tratar de dar respuesta a las prácticas de vigilancia indiscriminada por parte de Estados Unidos, que en los últimos días han generado una indignación generalizada entre sus aliados.

La propuesta, que se difundió entre varias delegaciones este viernes en la sede de la ONU en Nueva York, se encuentra todavía en una fase muy prematura pero sus promotores esperan que pueda debatirse en el comité de Derechos Humanos de la Asamblea General de Naciones Unidas antes de que finalice este año. Aunque la capacidad de una resolución de Naciones Unidas para constreñir las actividades de la Agencia Nacional de Inteligencia (NSA) es prácticamente nula, un rechazo internacional suficientemente amplio y representativo de las prácticas de espionaje indiscriminado al que no se sumara EE UU, pondría en evidencia un aislamiento que Washington no desea y menos cuando lo que se defiende es la protección de la privacidad.

Se trata de la primera iniciativa de carácter internacional para tratar de dar respuesta a las prácticas de vigilancia indiscriminada por parte de Estados Unidos

A priori, EE UU no ha mostrado reticencias a sumarse a la iniciativa de Alemania y Brasil. “Revisaremos la resolución cuando nos pasen el texto, pero no es algo a lo que nos opongamos, en principio”, señaló el pasado viernes al respecto la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki. Washington ha insistido en ha comenzado a revisar los procedimientos de recopilación de información de sus agencias de inteligencia y ha mostrado su predisposición a buscar fórmulas para tratar de recuperar la confianza de sus aliados en un esfuerzo por atajar la oleada de quejas que ha provocado la constatación del espionaje a jefes de Estado extranjeros.

El documento de Naciones Unidas, impulsado precisamente por dos países cuyas presidentas han sido víctimas de la vigilancia de la NSA, en ningún momento menciona explícitamente a la agencia o alude a sus las prácticas de espionaje masivo internacional, en una muestra de que la propuesta pretende ser inclusiva.

El documento de Naciones Unidas en ningún momento menciona explícitamente a la agencia o alude a sus las prácticas de espionaje masivo internacional, en una muestra de que la propuesta pretende ser inclusiva

En la propuesta de resolución, que recoge la iniciativa de un foro mundial para la regulación de Internet presentada por la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, durante su intervención en la pasada Asamblea General de la ONU, se insta a los Estados a “asegurar el respeto del derecho a la privacidad tal y como se constituyen en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1976” y se les pide que “adopten medidas para poner fin a las violaciones de estos derechos” y a que “revisen sus procedimientos, prácticas y legislación relacionada con la vigilancia exterior de las comunicaciones privadas y la interceptación de datos personales de los ciudadanos en jurisdicciones extranjeras para garantizar el derecho a la privacidad”.

El texto incluye un mandato al Alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos para que elabore dos informes anuales en los próximos dos años sobre “la vigilancia indiscriminada y la violación de los derechos humanos” que incluya “recomendaciones para determinar y aclarar los principios y prácticas sobre las implicaciones de la vigilancia indiscriminada en los derechos humanos”.

La iniciativa de Alemania y Brasil ha sido respaldada por 19 países europeos y americanos, entre los que se encuentran socios de EE UU y objetivos de su espionaje, como México o Francia, y países más beligerantes, como Cuba, Venezuela, Ecuador o Bolivia. Se desconoce por el momento qué actitud vayan a adoptar Rusia, que ha dado asilo a Snowden, o China, en el punto de mira por el ciberespionaje, dos países que apenas han sido mencionados en ninguno de los documentos filtrados por el exanalista y que, hasta el momento, han eludido pronunciarse sobre el espionaje a líderes mundiales y las quejas que han suscitado.

Brasil rechazará cualquier acuerdo no ratificado por la ONU

JUAN ARIAS | Río de Janeiro

El Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff es consciente de que Brasil Brasil el primer país en levantar la voz en las Naciones Unidas (ONU) contra las acciones de espionaje de la NSA. Por eso, como escribe el diario O Globo recogiendo fuentes del Ejecutivo de Rousseff, “Brasil rechazará cualquier acuerdo cibernético que no esté ratificado por la ONU”.

El diario informa que en el hemisferio sur, la posibilidad de un acuerdo franco-alemán “fue mal recibida”. De ahí que la diplomacia brasileña se moviera enseguida para conseguir el apoyo de Alemania a la resolución presentada por el Gobierno de Rousseff para defender la “privacidad de internet”.

Según el diario O Estado de São Paulo, la propuesta brasileña había sido inicialmente recibida con desconfianza sobretodo por los países ricos. ”Existía el temor de que algún tipo de regularización pudiese convertirse en censura en las comunicaciones, sobretodo en internet” escribe O Estado.

Ahora, Brasil, que ha buscado el apoyo de Alemania a su propuesta inicial, está dispuesto a reescribir el texto ya preparado para que pueda ser apoyado no sólo por Alemania sino por el mayor número de países en la Asamblea Nacional de la ONU.

Por el momento, tanto el Gobierno brasileño como el alemán – según afirma la prensa - no pretenden que el documento que está siendo escrito conjuntamente aborde el caso de espionaje ni que presente a los americanos como los “grandes villanos”.

La resolución conjunta Brasil-Alemania deberá, inicialmente, ampliar la protección para las comunicaciones online que no existía cuando fue creado el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, uno de los tres instrumentos que componen la Carta Internacional de los Derechos Humanos, junto con la Declaración Universal de los derechos Humanos y el Pacto Internacional de los derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Más información