Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE afirma que el espionaje de EE UU puede dañar la cooperación en seguridad

La cumbre de Bruselas empieza su segundo día sin esperanzas de acuerdos concretos

Mientras aún resuenan los ecos de la petición franco-alemana de un nuevo marco de colaboración con los servicios de espionaje estadounidenses, los líderes de la UE siguen reunidos en este segundo día de cumbre en Bruselas. Este jueves, en un comunicado, los Veintiocho alertaron a Estados Unidos que el espionaje llevado a cabo por la NSA contra líderes europeos puede hacer que se pierda la confianza entre Europa y Washington, "lo que perjudicaría la necesaria colaboración en la recogida de inteligencia". Los países europeos colaboran con EE UU en temas de seguridad, especialmente en la lucha antiterrorista.

Los jefes de Estado y de Gobierno discuten sobre cómo evitar tragedias como la del naufragio de inmigrantes en la isla de Lampedusa a principios de este mes, pero nadie espera que se tomen iniciativas de calado y, sobre todo, que se ponga sobre la mesa más dinero para vigilar las costas del Mediterráneo.

En una reunión destinada a pasar desapercibida, se coló el escándalo de las escuchas desveladas por el exagente de la Agencia Nacional de Seguridad de EE UU, Edward Snowden, y obligó a los 28 líderes a emitir un comunicado conjunto en el que señalaban “las grandes preocupaciones” que estas prácticas han despertado entre los ciudadanos. Del encuentro sale una iniciativa de Berlín y París de negociar a lo largo de este año un acuerdo con el que puedan colaborar a partir de ahora los servicios secretos de los dos países con los estadounidenses. A este nuevo marco se podrán sumar los países de la UE que lo deseen.

Angela Merkel, una de las líderes europeas espiadas, expresó ayer la necesidad de trabajar con Estados Unidos sobre nuevas bases. “La confianza se ha dañado seriamente y hay que reconstruirla”, señaló la canciller alemana. El objetivo de ese marco será “establecer reglas para el futuro”, indicó el presidente francés, François Hollande. “Hay comportamientos y prácticas que no pueden aceptarse”, añadió.

La declaración conjunta de los Veintiocho subraya la convicción de que la amistad euroamericana ha de basarse en el respeto y la confianza, “incluyendo a los servicios secretos”. La cooperación de estos servicios de inteligencia se ha convertido en un “elemento vital” en la lucha contra el terrorismo, añaden los representantes de la UE.

Merkel adoptó el tono más emotivo al mencionar los esfuerzos conjuntos que el Ejército alemán ha desarrollado con el estadounidense. “Hemos enterrado juntos a nuestros soldados en Afganistán. No puede ser que nos tengamos que preocupar de que nuestros aliados nos espíen”, enfatizó. Merkel no quiso dar detalles de la conversación que el día anterior había mantenido con Barack Obama, pero sí habló de la sensación con la que se había quedado tras hablar con el presidente de EE UU. Tras mostrar su convencimiento de que a partir de ahora los servicios de inteligencia de los dos lados del Atlántico colaborarán en nuevo escenario, Merkel aseguró que cree que Obama comparte este punto de vista.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información