Más de seis millones de estadounidenses se interesan por la reforma sanitaria

La Casa Blanca espera asegurar a siete millones de personas en el primer año

Centro de atención al consumidor del nuevo sistema de seguros médicos.
Centro de atención al consumidor del nuevo sistema de seguros médicos.Ken James (Bloomberg)

Más de seis millones de estadounidenses accedieron al sistema de registro de seguros médicos durante sus primeras 36 horas de funcionamiento. El gobierno de EE UU estrenaba este martes el mercado de pólizas, elemento esencial de la reforma sanitaria aprobada por el presidente Obama en 2010, y a través del que se espera ampliar el número de ciudadanos con cobertura.

Según los datos proporcionados por el Gobierno, la página healthcare.gov, desde donde se puede acceder a toda la información necesaria para contratar un seguro, así como realizar la solicitud, recibió pasadas las tres de la tarde del miércoles 6.1 millones de visitas. La Administración Obama todavía no ha proporcionado, sin embargo, el número de personas que finalmente compraron una de las pólizas.

La implementación de esta sección de la reforma sanitaria es una de las más polémicas, ya que la ley establece la obligación de contar con una póliza médica, algo que ha sido rechazado por los sectores más conservadores del país. En uno de los mayores pulsos presupuestarios en el Congreso, los republicanos condicionan la extensión de la financiación a que se retrase la entrada en vigor de esta parte de la reforma, lo que este martes el Gobierno cerraba algunos de sus servicios públicos por la falta de acuerdo.

“Mientras yo sea presidente, no cederé ante las demandas temerarias de algunos miembros del Partido Republicano para negar seguros médicos a millones de trabajadores”, defendió Obama este martes en la Casa Blanca en un discurso para defender los beneficios de la reforma, especialmente para aquellos ciudadanos que carecen en la actualidad de acceso a cuidados médicos por no disponer de una póliza.

La entrada en vigor del sistema ha coincidido con el cierre de la Administración por falta de acuerdo presupuestario

Para combatir ese problema, entre otros muchos factores sociales y económicos que han disparado el número de ciudadanos sin seguro, la reforma, conocida despectivamente como ‘Obamacare’ por los conservadores que la rechazan, exige a los ciudadanos contratar una póliza a través del nuevo mercado antes del próximo mes de marzo. De no hacerlo, los estadounidenses se enfrentan a una multa económica.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Ciudadanos de todo el país accedieron a las diferentes páginas web del sistema para contratar seguros médicos. El Gobierno ha reconocido que muchas personas se toparon con problemas técnicos que podrían responder tanto al tráfico inusual de la página como a la compleja plataforma técnica que la sostiene.

“Como con cada ley nueva, y cada lanzamiento de un nuevo producto, habrá pequeños problemas en el proceso de registro y que vamos a solucionar”, anticipó Obama. “He advertido esto desde el comienzo”. La Administración ha defendido además que no existe ningún sistema similar en el país, accesible a demás a través de la red, como el que puso a la venta los seguros médicos a partir de este martes.

El Departamento de Salud ha adelantado que en varios Estados como Connecticut, California y Rhode Island los usuarios sí pudieron crear sus perfiles, el paso inicial para contratar una póliza, y más de mil personas procesaron sus solicitudes en Colorado y Kentucky. Otros 141.000 ciudadanos consultaron con el servicio telefónico y de chat para consultar sus dudas acerca del proceso.

La Casa Blanca espera asegurar a 7 millones de personas en el primer año y que por lo menos la mitad de los 50 millones de ciudadanos que carecen de seguro lo acaben comprando. La cobertura médica cuenta además con subvenciones del Gobierno basadas en los ingresos de los ciudadanos y a las que podrán acceder aquellos que cobren menos de 27.800 dólares anuales.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS