_
_
_
_

En suspenso la liberación del exmarine secuestrado por las FARC

El Gobierno de Santos no ha aceptado las propuestas de mediación que exige la guerrilla para liberar al militar

Jessie Jackson responde a los medios en La Habana.
Jessie Jackson responde a los medios en La Habana.ENRIQUE DE LA OSA (REUTERS)

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Gobierno colombiano mantienen ahora un nuevo pulso por la dilación en la entrega del exmarine estadounidense Kevin Scott, secuestrado por esa guerrilla desde hace 100 días. El Gobierno no ha aceptado las solicitudes de mediación para la liberación que ha exigido la agrupación subversiva, entre ellas las de la exsenadora Piedad Córdoba, y por último la del líder estadounidense por los derechos civiles y religiosos, Jesse Jackson.

La historia de este secuestro se remonta a dos meses atrás cuando el Secretariado de las FARC, la máxima autoridad de esa guerrilla, publicó en su página web que desde el 20 de junio había retenido a Scott, quien se encontraba en una zona selvática al suroriente del país con alta presencia guerrillera. En ese momento, las FARC anunciaron que estaban dispuestas a liberarlo como un “gesto de paz” en aras de los diálogos que se adelantan en La Habana desde hace once meses.

Sin embargo, pusieron condiciones para la liberación. Pidieron que se conformara una comisión humanitaria encabezada por la exsenadora liberal Piedad Córdoba, quien ha sido facilitadora en anteriores liberaciones de rehenes de las FARC. Pero el presidente, Juan Manuel Santos, se opuso, molesto por el incumplimiento de la promesa pública de esa guerrilla –hecha en febrero de 2012– de no volver a secuestrar. “Ahora pretenden liberarlo haciendo un show mediático y queriendo que el país y el mundo les agradezcan su gesto humanitario”, dijo a los pocos días de conocerse el secuestro, algo que desconocían los gobiernos de Estados Unidos y Colombia.

Desde entonces, Santos ha dicho que el único autorizado para mediar en la liberación de Scott es el Comité Internacional de la Cruz Roja. Pero nada ha pasado. Las FARC han dilatado la entrega del exmarine, a quien al principio llamaron mercenario. Después se descubrió que se trataba de un aventurero que había decidido hacer turismo en Colombia en zonas de conflicto, confiando en el entrenamiento que recibió en la Armada de los Estados Unidos. Scott decidió internarse en la selva colombiana, a pesar de las advertencias que le hicieron los lugareños.

Las FARC han culpado a Santos del retraso en su liberación y, este sábado, se produjo un nuevo capítulo cuando la exsenadora Piedad Córdoba declinó participar en la comisión humanitaria afirmando que no quería convertirse en un obstáculo. Tras la renuncia de Córdoba, las FARC no tardaron en responder con un comunicado de cuatro puntos pidiendo como intermediario al reverendo Jesse Jackson, ya que lo consideran “una alternativa fiable”. Y volvieron a atacar a Santos diciendo que “si esta liberación no se ha producido es porque el gobierno colombiano no brindó las condiciones mínimas necesarias que solicitamos para este procedimiento”.

Jackson se encuentra en La Habana donde se ha reunido con los negociadores de la guerrilla. Desde allí aceptó la propuesta de las FARC y anunció que viajaría a Colombia en los próximos días. Sin embargo, Santos no ha cedido. En su cuenta de Twitter insistió en que solo el CICR está autorizado para participar en la liberación y que la guerrilla “está en mora” de hacerlo. “No permitiremos espectáculo mediático”, trinó.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Las FARC, por su parte, insisten en que Jackson esté presente en el operativo humanitario. “Se puede considerar que el veterano de guerra estadounidense Kevin Scott ya está en camino hacia la libertad. Sería lamentable que la falta de sindéresis impida que la misión humanitaria, que encabeza el reverendo Jesse Jackson, vaya por él”, dice otro comunicado de esa guerrilla, que llama a la “reflexión” de Santos.

Ante las peticiones de las FARC y la negativa del mandatario colombiano por incluir intermediaros impuestos por la guerrilla, la vocera del CICR en Colombia, Erika Tovar, dijo que el organismo internacional solamente participará del operativo cuando el Gobierno y las FARC “se pongan de acuerdo” sobre quiénes conformarán la misión que permita la liberación del osado estadounidense.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_