Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siguen oyéndose disparos en el centro comercial de Nairobi

El Gobierno asegura que sigue luchando contra los terroristas atrincherados

Al menos 62 personas han muerto

Escenas del centro comercial, la mañana del martes. ATLAS

El asedio policial del centro comercial Westgate, asaltado el pasado sábado por milicianos del grupo terrorista somalí Al Shabab, ha empezado su cuarto día envuelto en muchas dudas. A las 9.30 de la mañana hora local (8.30 hora peninsular española), se oyeron disparos "probablemente" procedentes del interior del edificio, según France Presse. Según fuentes policiales citadas por la misma agencia, se trata de "uno o dos terroristas" parapetados en el laberinto de tiendas del edificio. Una cuenta de Twitter perteneciente a Al Shabab, citada por la agencia Reuters, ha informado que hay algunos rehenes vivos, pero no precisa la cifra.

La oficina de prensa de Al Shahab, citada por Reuters, ha afirmado que "no hay occidentales" entre los asaltantes. La ministra de Exteriores de Kenia, Amina Mohamed, aseguró el lunes que entre los participantes del asalto hay "dos o tres estadounidenses" de entre 18 y 19 años de edad y origen árabe y "una británica" que "ya había hecho esto varias veces". El ministerio de Exteriores británico estaban intentando comprobar si la británica en cuestión pudiera ser Samantha Lewthwaite, la viuda de Germaine Lindsay, uno de los terroristas suicidas de los atentados contra el sistema de transportes londinense en 2005, que causaron la muerte de más de 50 personas. También EE UU está intentando confirmar la participación de ciudadanos estadounidenses. "Pero, de momento, no tenemos evidencias definitivas sobre las nacionalidades o identidades de los asaltantes", ha afirmado la portavoz del departamento de Estado, Jen Psaki.

Los disparos prueban que el optimismo de las fuerzas de seguridad kenianas no está del todo justificado. “Tenemos bajo control Westgate”, informó el ministerio del Interior en un escueto mensaje publicado en su cuenta oficial de Twitter. Más tarde, la misma fuente aseguró que las fuerzas de seguridad estaban “peinando” el centro comercial “planta por planta” en busca de más rehenes, aunque creían que todos habían sido liberados. No se dieron más detalles, ni una cifra final de fallecidos, como tampoco la situación de los últimos rehenes liberados. La información sigue siendo confusa, pero ahora la cadena de televisión keniana Citizen TV ha informado este martes de que las tropas del Ejército han dado muerte a "seis de los atacantes" que permanecen atrincherados en el centro comercial Westgate.

Durante la madrugada el ministerio de Exteriores de Kenia detalló que "dos o tres" de los miembros del grupo radical eran estadounidenses y otro más, británico.

Los últimos datos hablaban de al menos 62 personas muertas. Entre los fallecidos confirmados hay cuatro británicos, además de nacionales de una docena de países, entre los que están Perú, Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda, EE UU, Canadá, Francia, China, India, Ghana, los Países Bajos y Kenia.

El ministro del Interior del país africano, Joseph Ole Lenku, dijo que dos de los terroristas habían muerto durante el asalto de las fuerzas especiales kenianas, que empezó el domingo por la noche. El ministerio estimaba que entre 10 y 15 militantes islamistas seguían dentro del centro comercial. Lenku ha afirmado que el humo negro que salía del interior del edificio proviene de colchones de un supermercado, que los asaltantes habrían quemado como un subterfugio, pero no quiso dar detalles sobre la evolución y el supuesto desenlace del asalto.

Todos los militantes son hombres, había afirmado Lenku, aunque también había dicho que algunos de ellos, al parecer, iban vestidos de mujer. Algunos testigos afirmaron el sábado haber visto mujeres entre los terroristas.

El jefe de las Fuerzas Armadas kenianas, Julius Karangi, también había informado a los medios de comunicación sobre el asalto, señalando que los atacantes provenían de “todo el mundo”. Karangi también afirmó que “creemos saber quiénes son, su nacionalidad e incluso cuántos son”, aunque no quiso identificar las procedencias de los terroristas. “También creemos que este no es un acontecimiento local. Aquí estamos luchando contra el terrorismo internacional”, dijo.

A pesar de que el Gobierno keniano ya había informado el domingo que “casi todos” los que permanecían en el centro comercial habían sido rescatados, el lunes la Cruz Roja informó de que 63 personas habían sido dadas por desaparecidas por sus familiares.

Karangi ha dicho que las fuerzas kenianas controlaban todos los pisos del centro comercial. A pesar de ello, seguía sin estar claro dónde se hicieron fuertes los últimos asaltantes, y dónde custodiaban a los rehenes. En principio, las fuerzas de seguridad dijeron que estaban en un supermercado del sótano. Sin embargo, un soldado keniano, citado por Reuters, afirmó que están repartidos por el edificio. “Están en el cine, con rehenes. Hay más terroristas en diferentes partes del edificio. Están en los pisos superiores, el tercero y el cuarto”.

El grupo Al Shabab había dicho que mataría a los rehenes si las fuerzas de seguridad kenianas, que están asesoradas por expertos israelíes, británicos y estadounidenses, intentaban asaltar el centro comercial. Al Shabab exige que las tropas kenianas abandonen Somalia, donde están en respaldo del Gobierno Federal de Transición. Fuera del centro comercial se han vivido escenas de caos. La policía ha utilizado gases lacrimógenos contra los curiosos que se agolpan en los alrededores del edificio. Los rumores de que algunos atacantes habrían escapado del edificio han provocado explosiones de pánico, alimentadas por las ocasionales ráfagas de disparos procedentes del interior del centro comercial.

© Guardian News Media

Más información