La Casa Blanca acuerda posponer la visita de Rousseff a Washington

La visita estaba programada para el próximo 23 de octubre

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.EVARISTO SA (AFP)

La Casa Blanca ha anunciado este martes que el presidente Obama y su homóloga brasileña habían acordado posponer la visita de Rousseff a Washington, programada para el próximo día 23. El Gobierno de Brasil amenazó con cancelar el viaje de Rousseff a consecuencia de las revelaciones de que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) habría espiado las comunicaciones de la presidenta brasileña y algunos miembros de su equipo.

“Dado que la relación bilateral es tan importante y abarca tantos ámbitos, el presidente está de acuerdo con la decisión de posponer la visita”, aseguró este martes el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney. La Administración Obama intentó sin embargo enfatizar que la relación diplomática “no puede quedar ensombrecida por un único asunto”.

Según la Casa Blanca, ambos mandatarios habían hablado por teléfono el lunes por la noche como seguimiento a la reunión que mantuvieron en San Petersburgo, dentro del marco del G20, y el encuentro del ministro brasileño de asuntos exteriores con la asesora de Seguridad Nacional de Obama, Susan Rice. Este martes, el portavoz Jay Carney añadió que la suspensión de la visita también había formado parte de la conversación telefónica.

En todas esas instancias, responsables del gobierno estadounidense trasladaron a sus homólogos brasileños la explicación por los diferentes trabajos de la NSA y la información que recolecta a través de Internet. Tras las alegaciones de que la agencia estadounidense habría llegado a interceptar conversaciones de la presidenta Rousseff a través de su teléfono personal, el ministro de exteriores de Brasil exigió una disculpa formal de Obama.

“Por supuesto que reconocemos los efectos que tienen tales revelaciones en Brasil”, afirmó Carney este martes en rueda de prensa. El presidente norteamericano se reunió personalmente con Rousseff a principios de septiembre durante su participación en el G20, en Rusia, pero tal encuentro no habría servido para garantizar la visita de la mandataria brasileña a Washington.

“EE UU y Brasil disfrutan de una relación estratégica basada en valores democráticos compartidos y el deseo de avanzar un amplio crecimiento económico”, dice el comunicado de la Casa Blanca compartido este martes. “La invitación del presidente Obama a la presidenta Rousseff como la primera visita de Estado de su segundo mandato es un reflejo de la importancia que otorga a esta creciente colaboración y los estrechos lazos entre el pueblo brasileño y el estadounidense”.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Como ya hiciera durante su comparecencia ante los medios en San Petersburgo, el presidente Obama reitera en el comunicado que “entiende y lamenta las preocupantes revelaciones sobre las actividades de espionaje de EE UU en Brasil”. La Casa Blanca asegura que está comprometida a trabajar con Rousseff y su gobierno a través de las vías diplomáticas para avanzar más allá de este asunto, que define como “un motivo de tensión en la relación bilateral”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS