Santos remodela toda la cúpula militar y policial de Colombia

El presidente releva a los comandantes de las tres armas militares y al jefe de la Policía "Hay que seguir dinamizando nuestra estrategia de seguridad", afirma el mandatario

Santos anuncia los cambios en la Casa de Nariño, el palacio presidencial.
Santos anuncia los cambios en la Casa de Nariño, el palacio presidencial.J. CASELLA (EFE)

La repentina decisión del presidente, Juan Manuel Santos, de renovar en su totalidad la cúpula de las Fuerzas Militares y al director de la Policía Nacional tomó por sorpresa a los círculos políticos colombianos. Y mucho más cuando no hay una razón aparente para hacerlo. Por lo menos eso es lo que dejó ver el mismo Santos cuando en la noche del lunes destapó sus nuevas cartas. Este remezón se produce al inicio del último año presidencial, donde la paz con las FARC será el tema central no solo de Santos, sino de la campaña electoral que se avecina.

Durante la alocución presidencial, el mandatario colombiano no hizo más que alabar el trabajo de la cúpula saliente, de la que afirmó es la “que más resultados ha cosechado en la historia reciente de Colombia en la lucha contra el terrorismo, las bandas criminales, el narcotráfico, la minería criminal y la delincuencia común”. Entre los duros golpes contra las FARC está la muerte en combate del Mono Jojoy (2010) y la de Alfonso Cano (2011), números uno y dos de la guerrilla.

Santos también justificó su decisión argumentando que se trataba de una “renovación natural”. En esto insistió el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, un hombre muy próximo al presidente, con el que definió los nuevos nombres que incluyen al comandante general de las Fuerzas Militares, del Ejército, de la Armada Nacional, de la Fuerza Aérea y la dirección de la Policía. “El cambio de liderazgo es natural en estas instituciones”, dijo Pinzón a medios locales.

Aunque este tipo de cambios son periódicos para no represar los ascensos en la cúpula militar y ya se venía rumoreando que se harían en noviembre, sorprendió que Santos se adelantara un par de meses. Por eso, más allá de las explicaciones oficiales, en la prensa bogotana ha salido a flote un enfrentamiento reciente entre el ministro Pinzón y el saliente comandante del Ejército, general Sergio Mantilla.

A pesar de que Pinzón negó que el militar le faltara el respeto, como han asegurado algunos medios, sí dijo que “son hombres de mucho carácter”. De paso también desmintió que el general Mantilla fuera la “piedra en el zapato” de la cúpula militar en el proceso de paz con las FARC, luego de que el oficial asegurara que “en dos o tres años las FARC serán irrelevantes para el país”.

En la Policía, la salida del general José León Riaño, reemplazado por el general Rodolfo Palomino, también tiene un antecedente por culpa de una filtración de una reunión en la que el oficial llamaba la atención a sus subalternos por el manejo de las protestas sociales y en la que dijo: “Con razón la gente extraña mucho al expresidente Uribe”. En su momento, Santos lo defendió diciendo que lo habían descontextualizado. Pero más allá de las excusas, lo que sí demostró la filtración fue la tensión en la cúpula policial.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Con los nuevos cambios, Santos deja ver que eligió una cúpula pensada para un periodo de postconflicto. Aunque mencionó que entre los retos sigue estando debilitar a las guerrillas y las bandas militares, habló de tener una mayor cercanía con la población civil y de “realizar los ajustes necesarios” para combatir fenómenos que afectan a los ciudadanos de a pie como la extorsión y el microtráfico.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS