Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mercosur condenará el espionaje de EEUU y el bloqueo aéreo a Evo Morales

Uruguay entregará a Venezuela la presidencia rotativa del bloque

El reingreso de Paraguay continúa en el aire

José Mujica recibe a Cristina Fernández.
José Mujica recibe a Cristina Fernández. REUTERS

No corren buenos tiempos para el Mercado Común del Sur (Mercosur). Mientras en el otro costado del continente, la Alianza del Pacífico (Colombia, Chile, Perú y México) avanza día a día en sus acuerdos comerciales, en el Mercosur hay problemas hasta para dirimir quién debe asumir ahora la presidencia.

Los presidentes de Mercosur se reúnen este viernes en Montevideo para celebrar su XLV Cumbre. Pero apenas hay un gran punto de encuentro sobre la condena a varios países de Europa por el trato que recibió el presidente de Bolivia, Evo Morales, en relación al caso del antiguo agente de espionaje estadounidense Edward Snowden. El resto, casi todo es discordia.

Lo expresó el jueves el jueves el presidente de Uruguay, José Mujica, quien traspasará la presidencia temporal del bloque a Venezuela: "Nos hemos encontrado con un cúmulo de dificultades porque el Estado nacional y la cultura del Estado nacional están implantadas en nosotros. Cada cual defiende la suya a muerte. Cuando hay que hablar tanto de libre comercio es porque no hay libre comercio. Cada cual desconfiando del otro y mirando de reojo, y viendo si nos podemos mascar alguna tripa [engañar] entre nosotros”.

Los miembros del Mercosur eran hasta el año pasado Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay. Tras la destitución del entonces presidente paraguayo, Fernando Lugo, en junio de 2012 mediante un juicio político, Argentina, Brasil y Uruguay suspendieron a Paraguay como miembro y aprovecharon para incorporar al organismo a Venezuela, nación que hasta entonces había sido vetada por el Congreso paraguayo. Ahora, Brasil, Argentina y Uruguay han decidido que la presidencia temporal le corresponde a Venezuela. Pero el Gobierno de Paraguay ha expresado su rechazo mediante la ausencia de su delegación.

Tras las elecciones presidenciales celebradas el pasado abril en Paraguay, este país podría reincorporarse al organismo el próximo agosto, cuando el presidente electo, Horacio Cartes, asuma su cargo. Sin embargo, Asunción ha dejado en el aire su reingreso puesto que reclama el turno de presidencia que perdió y ha advertido que no reconocerá la presidencia de turno de Venezuela, que la asume por primera vez. Paraguay considera además que el ingreso de Venezuela en el Mercosur, que se aprobó durante su ausencia, fue irregular porque no fue ratificado por el Parlamento paraguayo.

Horacio Cartes indicó esta semana que daría a conocer su posición definitiva el viernes, después de que los presidentes se pronuncien sobre el reingreso de su país al Mercosur. Los cancilleres de Uruguay, Luis Almagro, y de Brasil, Antonio Patriota, confirmaron el martes tras reunirse en Brasilia, que Venezuela asumirá la presidencia rotativa del Mercado Común del Sur.

Ante esta situación de discordia hay un gran elemento de consenso que servirá para calmar los ánimos: la indignación que ha provocado el hecho de que varios países de Europa negaran el ingreso en su espacio aéreo al avión en el que viajaba Evo Morales, ante la sospecha de que en él se ocultara el exempleado de la CIA Edward Snowden. Argentina ha pedido un “fuerte pronunciamiento” tras las recientes revelaciones de Snowden sobre la existencia de una red de espionaje estadounidense que podría haber afectado a varios países de la región, como Brasil y Venezuela.

Morales, cuyo país está en proceso de adhesión al bloque económico, fue invitado a la reunión junto al presidente de Honduras, Porfirio Lobo. Por la mañana, el presidente de Uruguay, José Mujica, recibió a sus homólogos de Argentina, Cristina Fernández; Brasil, Dilma Rousseff y Venezuela, Nicolás Maduro, para un desayuno de trabajo que comenzó con dos horas de retraso.