Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ONG denuncian en Francia el espionaje masivo de EE UU

La Liga por los Derechos Humanos quiere saber si los gigantes tecnológicos estadounidenses y sus filiales francesas colaboraron con el FBI y la NSA en el programa Prisma

Las agencias de seguridad de EEUU interceptaron dos millones de mensajes en Francia entre diciembre de 2012 y enero de 2013, afirma la denuncia

La sede de Google en California.
La sede de Google en California. AP

La Federación Internacional de las Ligas por los Derechos Humanos (FIDH) y la Liga por los Derechos Humanos de Francia han presentado hoy una denuncia contra desconocidos ante el Tribunal de Gran Instancia de París para tratar de aclarar el papel jugado por los gigantes tecnológicos estadounidenses en el programa de espionaje electrónico Prisma, revelado al mundo por el exagente secreto de la CIA y de la NSA Edward Snowden.

La denuncia, firmada por el abogado Emmanuel Daoud, afirma que las actividades desplegadas en Francia por el FBI y la NSA, con la presunta colaboración de Google, Yahoo!, Apple, Microsoft, Paltalk, Skype, Facebook, Youtube y AOL, sirvieron para controlar e interceptar al menos dos millones de comunicaciones privadas (llamadas telefónicas, SMS y correos electrónicos), solamente entre diciembre de 2012 y enero de 2013.

Las ONGs consideran que el espionaje electrónico masivo a ciudadanos franceses puede conculcar hasta cinco artículos del Código Penal galo: acceso y almacenaje fraudulento de sistemas automatizado de datos; recolección de datos privados por medios fraudulentos, desleales o ilícitos; violación de la privacidad; utilización de grabaciones y datos obtenidos mediante violación de la privacidad, y violación del secreto de la correspondencia electrónica.

Según afirma la denuncia, los documentos secretos divulgados por Snowden “revelan que la NSA y el FBI disponían de acceso directo a los servidores de nueve empresas norteamericanas especializadas en Internet: Microsoft (desde 2007), Yahoo (2008), Google, Paltalk y Facebook (desde 2009), Youtube y Skype (desde 2010), AOL (2011) y Apple (2012)”.

El programa Prisma, añade, permitió a las agencias “recolectar los datos materiales alojados por los servidores de esas empresas, incluidos los historiales de búsquedas y conexiones efectuadas en la Red, el contenido de los correos electrónicos, de las comunicaciones de vídeo y audio, los archivos de fotografías, el envío de documentos así como el contenido de las conversaciones en línea”.

Aunque todas las empresas involucradas por las filtraciones de Snowden han negado haber colaborado con las agencias de seguridad de Estados Unidos e incluso han desmentido que estuvieran al corriente de la existencia del sistema Prisma, el abogado de la FIDH, Emmanuel Daoud, ha afirmado hoy en la emisora de radio France Info que las compañías privadas son sospechosas “de haber puesto sus servidores a disposición del FBI y la NSA para que las agencias entraran y se instalaran con el fin de recolectar todos los datos de sus clientes”.

Las posibilidades de que la denuncia desemboce en la apertura de una investigación formal son inciertas, porque haría falta que los magistrados franceses soliciten colaboración judicial a Estados Unidos para emprender las pesquisas, y no parece probable que París –que hace unos días se apresuró a cerrar su espacio aéreo para impedir el paso al avión del presidente boliviano Evo Morales- se vaya a atrever a tanto.

Según Daoud, “las filiales francesas de los gigantes de Internet deberían ser investigadas por los jueces”, y algunos juristas especializados en privacidad han recordado que la Convención Europea de Derechos Humanos garantiza la protección de la intimidad a los ciudadanos de sus 47 países miembros, incluidos los de la Unión Europea.

Más información