Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
MAGDALENA ÁLVAREZ| Vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones

“Las instituciones debemos hacer autocrítica”

Es la vicepresidenta de la entidad que pilotará los estímulso para el empleo y las pymes

La vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones, Magdalena Álvarez tras firmar un convenio de apoyo a las pymes con el presidente de Unicaja, Braulio Medel
La vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones, Magdalena Álvarez tras firmar un convenio de apoyo a las pymes con el presidente de Unicaja, Braulio Medel EFE

Fue consejera andaluza de Hacienda antes de ser ministra de Fomento con José Luis Rodríguez Zapatero, y desde hace poco más de un año Magdalena Álvarez (San Fernando, Cádiz, 1952) es vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI), la institución llamada a pilotar las medidas de estímulo europeas en los países más necesitados.

Pregunta. ¿Está satisfecho el BEI de su papel en la crisis?

Respuesta. El banco ha demostrado su capacidad de adaptación ante la crisis, para intensificar su papel anticíclico y adaptarse a las nuevas necesidades. Antes solo financiaba grandes proyectos de inversión; a raíz de los problemas en Europa ha contribuido a reparar los fallos en la financiación a pymes. El año pasado el BEI concedió 12.000 millones al crédito a pymes; este año llegará a 17.000 millones. Vamos a involucrarnos en los proyectos para combatir el paro juvenil y mejorar los problemas de crédito de las empresas: ese viraje es crucial. Para generar empleo hay que reactivar la economía. Y es imprescindible tener financiación a costes razonables.

P. ¿Han hecho lo suficiente? A juzgar por las críticas de Bruselas, da la impresión de que no.

Hay que encontrar las medidas para que la economía empiece a tener un hilo de actividad, para combatir el drama del paro y desatascar el crédito

R. Cualquier simplificación de una situación compleja da lugar a malentendidos. Todas las instituciones europeas debemos hacer autocrítica respecto a nuestra labor en esta crisis. Pero, sobre todo, tenemos que sumar, coordinarnos y trabajar juntos.

P. ¿Temen perder la triple A?

R. No.

P. ¿No está el banco obsesionado con la nota de solvencia?

R. No. Soy optimista respecto a esa nota: la triple A es conveniente para obtener financiación barata y transmitirla donde se necesite. Se trata de una cuestión de opciones: hay que adecuar los proyectos al rating que queramos en el banco. Se puede conseguir: mediante garantías y avales.

P. ¿La ambición política está a la altura de los riesgos en la UE?

R. Los dirigentes son conscientes de la gravedad. Hay que encontrar las medidas para que la economía empiece a tener un hilo de actividad, para combatir el drama del paro y desatascar el crédito a las pymes.

P. España atribuye al BEI cierta parálisis. ¿Es justa esa crítica?

R. España es el primer beneficiario de los préstamos del BEI. El banco está activando un aumento de actividad importante, pero su impacto en la economía europea es limitado: debe valorarse en relación a su dimensión.