Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google solicita a los tribunales revelar los datos cedidos al Gobierno

La empresa apela al derecho a la libertad de expresión en la petición remitida al Tribunal de Supervisión de Inteligencia Extranjera

La página del buscador de Google.
La página del buscador de Google. EFE

Google ha presentado una petición al Tribunal de Supervisión de Inteligencia Extranjera para poder hacer público el tipo de información que se vio obligada a entregar al Gobierno de Estados Unidos en virtud de sus programas secretos de vigilancia. El buscador ha apelando en su escrito legal a su derecho constitucional de libertad de expresión garantizado en la Primera Enmienda. La empresa californiana aparece dentro de la relación de gigantes de Internet involucrados en un programa de espionaje por Internet de los servicios de inteligencia estadounidenses filtrado a la prensa por Edward Snowden, un técnico que trabajaba para la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), y en la última semana ha manifestado a la Casa Blanca la necesidad de una mayor transparencia sobre estas prácticas que garantice su reputación.

“Hemos pedido al Tribunal de Supervisión de Inteligencia Extranjera que nos permita publicar los números agregados a las peticiones relacionadas con la seguridad nacional de manera separada”, ha indicado la compañía en un comunicado. Con esta iniciativa Google aspira a dar a conocer el número total de peticiones remitidas por ese tribunal y el número de usuarios a los que ha afectado. El buscador suele emitir informes sobre otras demandas de datos que le exigen los Estados. La compañía ha reiterado en varias ocasiones que no facilita el acceso directo a sus servidores al Gobierno y que solo accede a ceder información cuando se la solicitan mediante una orden judicial.

En los últimos días, varias de las compañías implicadas en el programa Prism, que facultaba al Gobierno a acceder a los servidores de las empresas de Internet, como Microsoft, Facebook, Apple o la propia Google han pedido a la Casa Blanca que haga públicos los programas secretos de vigilancia y una mayor transparencia que permita a las empresas explicar el tipo y el grado de colaboración con la Administración para asegurar la confianza del público y de sus usuarios. La semana pasada, el Departamento de Justicia aseguró que estaba estudiando la petición de estas entidades, pero Google no ha esperado y, con este paso, pretende afianzar su compromiso con la privacidad.

Las solicitudes de datos por parte del Tribunal de Supervisión de Inteligencia Extranjera sólo son conocidas por un número restringido de trabajadores de las compañías a las que van destinadas y desvelar su contenido supone una violación de la ley federal. Este fin de semana, Facebook y Apple han desvelado el número de peticiones de información provenientes de agencias de gobiernos locales, estatales y del federal, en las que se incluían la del citado tribunal, pero la información revelada era demasiado genérica para precisar cuáles de esos datos eran secretos.

Cuando se hizo pública la existencia de Prism y la aparente connivencia de los gigantes de Internet con el acceso a sus servidores por parte de la Administración, Google fue una de las primeras compañías en negar tener constancia del programa asegurando que “no era la puerta trasera por la que el Gobierno entraba a obtener información de sus usuarios”.

Más información