Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un genio de la informática desilusionado con su gobierno

Edward Snowden escaló rápidamente en los puestos de las agencias de seguridad por sus dotes con los ordenadores. En 2007 ya estaba desencantado con su trabajo para la CIA y la NSA

El ex informático de la CIA Edward Snowden, el hombre que filtró información confidencial sobre los programas de vigilancia de Estados Unidos, tiene 29 años y vivía con su novia en Hawai antes de viajar a Hong Kong, donde se ha refugiado en un hotel a la espera de lo que sucederá con él tras las revelaciones.

Los periodistas de The Guardian que lo entrevistaron los describen como una persona "tranquila, inteligente, tolerante y humilde. Y, sobre todo, “un genio con los ordenadores".

Snowden pasó los primeros años de su vida en Elizabeth City, Carolina del Norte, y más tarde se mudó a Maryland, cerca de la sede de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) en Fort Meade.

Se define a sí mismo como un estudiante poco brillante, que realizó cursos de informática en una universidad de Maryland para lograr los créditos necesarios para obtener un diploma. Sin embargo, dice que no llegó a terminar el curso.

En 2003, se enroló en el Ejército de los EEUU y comenzó a entrenar con las fuerzas especiales pero tampoco terminó estas tareas ya que se rompió las dos piernas durante unos ejercicios y fue dado de baja.

Logró su primer empleo con la NSA como guardia de seguridad en una de las instalaciones secretas de la agencia de la Universidad de Maryland. Comenzó entonces a dedicarse a la seguridad informática en la CIA. A pesar de su falta de formación académica, su “magia” con los ordenadores le permitió escalar rápidamente en el mundo de los servicios de inteligencia.

En 2007, la CIA lo destinó a un puesto en Ginebra con estatus diplomático. "En Ginebra observé muchas cosas que me desilusionaron respecto a mi trabajo. Me di cuenta que yo era parte de algo que estaba haciendo mucho más daño que bien”, dijo a The Guardian

Snowden dijo que había considerado hacer pública la información sobre los programas de espionaje desde hace tiempo, pero que esperó a ver si la elección del presidente Barack Obama cambiaba el enfoque de EEUU. “Pero [Obama] continuó con las políticas de su predecesor [Bush]”, reflexiona.

Tras salir de la CIA en 2009, Snowden comenzó a trabajar en la NSA pero como asesor de diversos contratistas externos, incluyendo el gigante de la consultoría Booz Allen. En un comunicado, la compañía confirmó que había sido un empleado de la empresa por menos de tres meses, asignado a un equipo en Hawai.

"Las noticias que afirman que este individuo ha filtrado información clasificada son impactantes (…) “Esta acción representa una grave violación del código de conducta y los valores fundamentales de nuestra empresa”, precisa la empresa. Snowden, al parecer, percibía un salario de 200.000 dólares anuales.

Snowden y su novia salieron de su casa abandonaron su casa en Waipahu, en West Oahu (Hawai), el 1 de mayo, según fuentes de una empresa inmobiliaria, dijo, sin dejar nada atrás. Un vecino de la pareja dijo a la cadena ABC que la pareja solía mantener las persianas y las puertas cerradas y que "no hablaban con nadie de la vecindad".

A los periodistas de The Guardian en Hong Kong, Snowden declaró: “Mi familia no sabía lo que estaba sucediendo. Mi principal temor es que vayan a por mi familia, mis amigos, mi pareja. Cualquier persona con la que pueda tener una relación”.

"Voy a tener que vivir con eso por el resto de mi vida. No creo que pueda volver a ser capaz de comunicarme con ellos. [Las autoridades] actuarán de forma agresiva contra cualquier persona que me conoce. Eso me quita el sueño”.

Snowden acepta en la entrevista que puede acabar en la cárcel. "Si quieren conseguirlo, con el tiempo lo lograrán". Y agregó: "No tengo ni idea de cuál va a ser mi futuro... No espero volver a casa, aunque eso es lo que querría”.

Más información