Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cooperación entre Colombia y la OTAN genera polémica en el ALBA

El anuncio molestó a los presidentes de Nicaragua, Venezuela y Bolivia. Los dos últimos pidieron una reunión de emergencia de la Unasur

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos.
El presidente colombiano, Juan Manuel Santos. EFE

Tras una semana de tensiones entre los Gobiernos de Bogotá y Caracas por la reunión entre el presidente Juan Manuel Santos y el líder de la oposición venezolana, Henrique Capriles, de nuevo Colombia está en medio de la controversia por el anuncio que hizo Santos de que, en este mes, su Ministerio de Defensa suscribirá un acuerdo de cooperación con la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN).

Santos anunció que, con el acuerdo, se iniciará un “proceso de acercamiento, de cooperación, con miras también a ingresar a esa organización” y agregó que, si se logra la paz que su gobierno negocia con las FARC en La Habana, el Ejército de ese país estará “en la mejor posición para poder distinguirse también a nivel internacional”.

El anuncio generó el rechazo de Venezuela, Nicaragua y Bolivia, países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, ALBA. El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, lo calificó de “una puñalada al corazón de los pueblos de nuestra América” y una decisión a la “que no encontramos ni pies, ni cabeza”. También dijo que “la única manera de que un país latinoamericano se quiera incorporar (a la OTAN) es que sea ya instrumento de una política para debilitar y tratar de destruir el proceso de unidad que vive la región latinoamericana y el Caribe”.

El líder de Bolivia, Evo Morales, se sumó al rechazo de Ortega y se refirió al anuncio de la cooperación entre Colombia y la OTAN como una amenaza para la región, al tiempo que pidió que se convoque de emergencia a una reunión del Consejo de Seguridad de Unasur. “Cuando internamente EE UU ya no puede dominarnos a países, a Gobiernos, a pueblos antimperialistas, cómo es posible que Colombia pida ser parte de la OTAN, para qué, para agredir a Latinoamérica, para someter a Latinoamérica, para que nos invada la OTAN como ha invadido en Europa y África”, dijo el presidente boliviano Evo Morales.

Nicolás Maduro, quien había dicho el viernes que evaluaba la manera de reconstruir las relaciones binacionales con Colombia, volvió a enfilar sus críticas contra el país afirmando que el anuncio era “aberrante” y acusó a Santos de dar un “giro negativo” en sus relaciones con la región. Para Maduro, quien como Morales pidió una reunión de emergencia de la Unasur, Santos apunta “hacia una agenda de desestabilización regional, de división, de ataque contra la revolución bolivariana y de adhesión a los planes hegemónicos imperiales”.

Por su parte, fuentes de la OTAN en Bruselas, citadas por la agencia EFE, han aclarado que la Alianza sí quiere cooperar con Colombia, pero descarta la posibilidad de que el país suramericano pueda adherirse porque no cumple con los criterios geográficos, ya que únicamente pueden hacerlo los países de la región del Atlántico norte. Según esas fuentes, el acuerdo del que habla Santos “permitiría el intercambio de información clasificada entre la Alianza y Colombia”.

Tras las reacciones, el ministro de Defensa de Colombia, Juan Carlos Pinzón, reconoció que hubo “problemas de precisión” frente al tema y aclaró que Colombia sabe muy bien que “no puede y no quiere” ingresar a la OTAN. “Lo que Colombia sí quiere es recorrer el camino para ser un socio en la cooperación como lo son ahora Australia, Nueva Zelanda y Japón”, dijo a Blu Radio.

Pinzón también aclaró que el acuerdo de cooperación entre Colombia y la OTAN del que ha hablado Santos, solo será en temas de seguridad y consistirá en compartir las experiencias colombianas, pero también en recibir las de otros países. “Queremos alcanzar otros estándares de seguridad en la lucha contra amenazas transnacionales”, dijo Pinzón y explicó que el anuncio de Santos fue para dar señales a las Fuerzas Armadas sobre el futuro. También descartó que haya una división en el seno de los militares con relación al proceso de paz con las FARC, un asunto que se ha mencionado reiteradamente desde que comenzó el diálogo en Cuba.

Después de que se pronunciara el ministro Pinzón, habló con los medios nacionales el secretario general de la Unasur, Alí Rodríguez, quien bajó el tono a la controversia asegurando que “si no hay confirmación de que algún miembro desea incorporarse a la OTAN, no hay de qué preocuparse. La preocupación es que Unasur es una organización para la paz, lo contrario a la OTAN, que representa la guerra”, dijo a cadena de radio La W.

Pero no todas las reacciones han sido de rechazo. La subsecretaria de Estado adjunta de Estados Unidos para América Latina, Roberta Jacobson, expresó este lunes su apoyo a la intención, manifestada por el presidente Santos, de iniciar un “acercamiento” a la OTAN. “Nuestro objetivo es apoyar a Colombia como miembro fuerte y capaz en muchas organizaciones internacionales y eso podría incluir perfectamente a la OTAN”, aseguró Jacobson durante un encuentro con periodistas en el National Press Building de Washington.

Jacobson alabó la “capacidad” de las Fuerzas Armadas colombianas y destacó que los militares de Colombia “están proporcionando su asistencia no sólo en su país sino en otras partes del mundo”. La subsecretaria de Estado recordó que EE UU “ha favorecido que Colombia esté más comprometida” en el plano internacional y subrayó que el ingreso en la OTAN es una aspiración que “ha interesado a los colombianos desde hace tiempo”. Jacobson señaló que es la OTAN quien debe “tomar la decisión final” sobre la solicitud de Colombia.