Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los europeos creen que lo peor de la crisis está por llegar

Los españoles son los más escépticos con las reformas, según una encuesta europea realizada para EL PAÍS y otros grandes diarios europeos. Un 76% cree que tendrán repercusiones negativas

Fuente: IPSOS. pulsa en la foto
Pinche sobre la foto para ampliar  Fuente: IPSOS.

Tres de cada cuatro europeos cree que la crisis empeorará el próximo año. Ajenos al mensaje oficial de que las economías comenzarán a crecer con claridad el año próximo, los ciudadanos aún creen que lo peor está por llegar, según una encuesta europea realizada en abril por Ipsos y Publicis para EL PAÍS y otros grandes diarios europeos.A la cabeza del pesimismo están los franceses (73%) y, paradójicamente, los españoles aparecen como los más optimistas: un 40% de los encuestados cree que en un año la situación mejorará, frente al 60% que cree que no. Un 47% cree que irá a algo peor y un 13%, a mucho peor.

Dentro del 75% de media que teme por un empeoramiento de la situación, los matices son importantes. Del total de encuestados, la mayoría (el 55%) cree que los problemas irán a algo peor, pero un preocupante 20% está convencido de que todo irá a mucho peor. Apenas un 2% piensa que las dificultades pueden acabar el año que viene.

Tras el pesimismo francés se sitúa el italiano y el británico (un 76% de sus encuestados señala que aún cabe esperar un empeoramiento). Ningún país muestra un porcentaje tan bajo en este terreno como el de España. La resistencia a creer que lo peor está por llegar probablemente tiene que ver con el convencimiento de que ya se han hecho muchos sacrificios y que la situación no puede deteriorarse más.

Es el único dato esperanzador de España, uno de los seis países (junto a Francia, Alemania, Italia, Reino Unido y Polonia) donde se ha realizado esta encuesta. Porque más allá de creer en una eventual salida de la crisis, los españoles muestran los mayores recelos hacia las reformas que se están aplicando. Un 76% de ellos cree que tendrán repercusiones negativas en la economía y en la sociedad. Les siguen los italianos, con un 71%. En general, más de la mitad de los europeos se suma a esta tesis, que pone en tela de juicio los beneficios futuros del cambio. Solo los polacos se muestran abrumadoramente a favor de que los cambios beneficiarán a largo plazo (un 76%).

En realidad los ciudadanos tienen una percepción opuesta a la que ofrecen los políticos. Solo el 39% de los encuestados cree que la crisis permitirá hacer las reformas necesarias, mientras que el resto observa las dificultades más como un obstáculo para el cambio necesario que como una oportunidad. Solo los alemanes, alejados de las turbulencias que sacuden a la mayor parte de Europa, creen que el deterioro económico representa una oportunidad para poner en marcha esas reformas (un 57% del total), probablemente porque consideran que son otros países los que tienen que aplicarlas.

Dos de cada tres encuestados creen que sus países saldrán más débiles de este periodo de dificultades económicas. De ellos, un 27% cree que saldrán especialmente débiles. De nuevo, los españoles figuran a la cabeza de ese diagnóstico, con un 76%, seguidos de los italianos (73%) y los franceses (74%).

La crisis deja también una sensación de impotencia respecto a la capacidad para controlar sus vidas. La mitad de los europeos cree que solo tiene un pequeño control, mientras el 10% considera que no tienn ninguno. Españoles e italianos están particularmente convencidos de que carecen de esa capacidad. Solo en Alemania la mayoría de los ciudadanos cree que controla su vida, aunque el porcentaje es muy ajustado (51%).

A la hora de buscar responsabilidades, los europeos se muestran muy críticos principalmente con los Gobiernos. Solo una minoría (el 29%) cree que sus Ejecutivos están proponiendo soluciones constructivas para afrontar la crisis. Las mejores valoraciones hacia sus propias autoridades son las de alemanes (un 54% apoya las medidas adoptadas) y británicos (el 40%).

La pertenencia a la Unión Europea goza cada vez de menos aprecio. Aunque aún son mayoría, solo el 52% de los ciudadanos encuestados cree que pertenecer al club comunitario sea ventajoso. Curiosamente, los alemanes y los británicos, menos afectados por la crisis, lo ven más como un obstáculo. También los italianos (un 53%), un dato que revela cómo las dificultades y la percepción de que los recortes vienen de Europa han cambiado la percepción en un país de tradición europeísta.

De las rentas o de un préstamo

L. A., Bruselas

Uno de cada cuatro españoles vive de sus ahorros o de un préstamo. El dato es revelador de cómo se ha deteriorado la situación económica en España. El porcentaje supera con creces el del resto (la media no llega a uno de cada cinco ciudadanos). Los españoles son también los que menos ahorran: solo lo logra un 26% frente al 37% de media. En el caso de los alemanes, casi la mitad dice poder hacerlo.

Un vistazo a las consecuencias de la crisis en la vida diaria coloca a los españoles como los más perjudicados entre los seis países analizados (España, Francia, Reino Unido, Alemania, Italia y Polonia). La mitad de los encuestados españoles aseguran haber sufrido, ellos mismos o en su familia, un despido por motivos económicos desde 2008. La media es del 28%, con el extremo de los alemanes, a los que solo les ha ocurrido en un 12% de los casos.

Casi lo más preocupante es que también la mitad de los españoles dicen haber dejado en de buscar trabajo en algún momento —al menos durante unos meses— ante el fracaso para identificar ofertas válidas. Al igual que en los despidos, la media de los seis países es del 28%.

Tras los recortes sanitarios que se están aplicando en diferentes Estados, hay ya un buen número de europeos que dicen haber renunciado a un tratamiento médico por su alto coste. Destaca el caso de los italianos (un inquietante 42%). En los españoles, la cifra baja al 19%.

Las dificultades económicas han llevado al 76% de los hogares europeos a reducir su gasto en esta crisis. La cifra se eleva al 95% en el caso de Italia y al 90% en España.

A la hora de identificar los problemas los ciudadanos muestran algunas convicciones alejadas de la realidad. Así, los encuestados creen que el principal problema para salir de la crisis es la excesiva presión fiscal (así lo cree el 35%), incluso por delante del egoísmo de los ricos (lo señala el 27%) o del cierre de la industria (25%). Precisamente lo que ha ocurrido en este periodo de dificultades ha sido lo contrario: la crisis y el desigual reparto de las cargas ha deprimido los ingresos fiscales de unos Estados que tienen que hacer frente a más déficit por las medidas de apoyo al sector financiero y el aumento del desempleo.

En la misma línea, los ciudadanos opinan que los Ejecutivos no están haciendo el esfuerzo suficiente para recortar el gasto público (el 57% de media). Pese a todo, la cifra encierra enormes desigualdades, pues en España, la percepción es mayoritariamente la contraria: un 55% de los españoles creen que se está reduciendo demasiado el gasto público. También la mitad de los británicos considera que las reducciones son excesivas.