Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU enviará a 200 soldados a Jordania para contener la violencia de Siria

Los soldados norteamericanos tratarán de asegurar los arsenales químicos de Bachar El Asad

El presidente sirio dice en una entrevista que ni se "rendirá" ni se "someterá"

Chuck Hagel en su comparecencia en el Senado, este martes.
Chuck Hagel en su comparecencia en el Senado, este martes. Bloomberg

Estados Unidos enviará a una unidad de 200 soldados a la frontera de Jordania con Siria para contener la violencia ocasionada por la guerra civil que vive este último país, según ha anunciado este martes en una comparecencia en el Capitolio el nuevo secretario de Defensa norteamericano, Chuck Hagel. Los soldados estadounidenses tendrán también encargada la misión de asegurarse de que el arsenal de armas químicas de Bachar el Asad no acaba en manos de grupos radicales si el régimen se desmorona sin que haya un plan de transición política en pie.

Los 200 soldados norteamericanos procederán de la Primera División Armada del Cuerpo de Infantería, cuya base está en Fuerte Bliss, en Tejas. Entre ellos habrá analistas de inteligencia y especialistas en planificación y logística, y su misión primordial será apoyar a las fuerzas armadas jordanas en la contención de la violencia procedente de Siria. La provincia de Deraa, al otro lado de la frontera, es uno de los centros de actividad opositora, y es escenario de numerosos enfrentamientos entre las tropas rebeldes y el régimen de El Asad.

En octubre, el anterior secretario de Defensa norteamericano, Leon Panetta, admitió que EE UU había enviado a soldados a la frontera de Jordania, sin especificar cantidades o roles. “En este momento, las fuerzas norteamericanas que asisten en Jordania son soldados extraídos de varias unidades y diferentes lugares”, dijo Hagel en su testimonio del martes, en el que anunció que, por primera vez, una unidad completa del Cuerpo de Infantería se desplazará, con una misión concreta, a suelo jordano, un paso más en el camino a una posible implicación militar de EE UU en el conflicto sirio.

Aun así, Hagel reiteró en su comparecencia ante el Comité de Asuntos Armados del Senado la que hasta ahora es la postura oficial de la Administración del presidente Barack Obama: “El mejor resultado para Siria, y para toda la región, es una transición negociada y política”. Durante una visita a Jordania, el mes pasado, Obama dijo que se resiste a armar a los rebeldes sirios o a ordenar al Pentágono que intervenga directamente en el conflicto, por la presencia de células radicales en el movimiento opositor. La semana pasada el Frente Al Nusra, sirio, juró lealtad a Al Qaeda.

Fuentes del Pentágono confirmaron este martes que tanto el propio departamento de Defensa como las agencias de inteligencia norteamericanas están cooperando con sus homólogos en Jordania, Turquía e Irak “con especial atención sobre el arsenal de armas químicas del régimen”. En diciembre, la Alianza Atlántica desplazó seis baterías de misiles Patriot (dos de ellas norteamericanas) a la frontera de Turquía con Siria para proteger a la población civil en caso de ataque por parte de El Asad.

Desde que comenzara el levantamiento contra El Asad, hace dos años, han muerto más de 70.000 personas en Siria, y un millón de refugiados han abandonado el país. Ayer, El Asad dijo, en una entrevista emitida por la televisión siria Al Ikhbariya, que ni se “rendirá” ni se “someterá”. “Occidente ha pagado un alto precio por la financiación de Al Qaeda en sus primeras etapas”, dijo, en referencia al apoyo de EE UU a los muyahidin en Afganistán. “Hoy en día está haciendo lo mismo en Siria, Libia y otros lugares, y pagará un alto precio en el corazón de Europa y Estados Unidos”, añadió.