Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un exministro de Hollande confiesa que ocultó fondos en Suiza

La justicia francesa imputa a Jerome Cahuzac por blanqueo de dinero y fraude fiscal

Cahuzac posa junto en el ministerio, en mayo de 2012.
Cahuzac posa junto en el ministerio, en mayo de 2012. AFP

El exministro de Presupuesto francés Jerome Cahuzac, quien dimitió a mediados de marzo para “consagrar todas sus energías” en defenderse, fue imputado este martes por la justicia francesa por blanqueo de dinero tras confesar la existencia de una cuenta bancaria en el extranjero no declarada con unos 600.000 euros. Durante la tarde, “devastado por el remordimiento”, el que fue hasta su dimisión una de las piezas clave del Gobierno socialista publicó en su blog un mea culpa en el que informaba que había admitido los hechos ante los jueces y pidió perdón al Ejecutivo y a los ciudadanos. El blanqueo de dinero puede ser condenado con hasta cinco años de cárcel y 375.000 euros de multa.

“Me he reunido con los dos jueces [Roger Le Loire y Renaud Van Ruymbeke] hoy [por el martes]”, escribió ayer por la tarde Cahuzac en su blog, quien había pedido cita con los magistrados para “al fin, dar las explicaciones que se imponen sobre la posesión en el extranjero de una cuenta bancaria de la que soy beneficiario desde hace una veintena de años”, agregó. “Les he confirmado la existencia de esta cuenta y les he informado de que ya había dado las instrucciones necesarias para que la integridad de los activos depositados en esta cuenta, que no ha sido abonada desde hace una docena de años, unos 600.000 euros, sean repatriados a mi cuenta bancaria en París”, explicó.

El abogado del político, Jean Veil, confirmó a continuación que los jueces imputaron a Cahuzac por blanqueo y fraude fiscal. “La cuenta no ha sido abonada desde 2001 y el grueso de sus ingresos procedían de su actividad como cirujano y accesoriamente por su actividad de consultor”, explicó el letrado.

Cahuzac trabajó como consultor para la industria farmacéutica después de hacerlo como consejero técnico del ministerio de Sanidad a finales de los ochenta. La cuenta, inicialmente abierta en Suiza, en la UBS de Ginebra, fue transferida a Singapur en 2009, añadió Veil, quien calcula que la suma blanqueada rondaría los 30.000 euros.

Según la defensa de Cahuzac, el grueso de las acusaciones habrían prescrito. Pero el caso es sobre todo un escándalo político, dada la reacción inicial de Cahuzac. Este negó por activa y por pasiva haber tenido nunca una cuenta en el extranjero, tal y como revelaba el diario digital Mediapart a finales del año pasado, lo cual le valió el apoyo del presidente François Hollande. Grabada ha quedado la imagen del entonces todavía ministro del Presupuesto ante la Asamblea Nacional, representante de la soberanía popular, afirmando rotundamente: “no tengo, y nunca he tenido cuentas en el extranjero, ni ahora, ni antes”. El político incluso demandó por difamación a Mediapart.

“Al presidente de la República, al primer ministro, a mis antiguos colegas del Gobierno, les pido perdón por el daño causado”, señaló en otro momento Cahuzac. “He caído en una espiral de mentiras y me he dejado llevar. Estoy devastado por el remordimiento”, añadió. El presidente, François Hollande, lamentó ayer una “imperdonable falta moral” mientras que el primer ministro, Jean-Marc Ayrault, expresó su “tristeza y consternación” ante esta “mentira”.