EE UU permitirá a los viajeros llevar navajas en los aviones

Los cuchillos autorizados deberán tener como máximo seis centímetros de largo y 1,3 de ancho Los líquidos y las cuchillas de afeitar seguirán prohibidos La medida entra en vigor el 25 de abril

Cuchillos pequeños permitidos.
Cuchillos pequeños permitidos. TSA

La Administración de Seguridad del Transporte de Estados Unidos (TSA, por sus siglas en inglés) ha informado de “que a partir del 25 de abril estará permitido llevar cuchillos pequeños (de hasta seis centímetros de largo y 1,3 de ancho) en los aviones”. Un permiso que estaba restringido desde los atentados del 11S. “Estos son objetos que los terroristas ya no usan”, defendió este jueves en la Cámara de Representantes el director de la TSA, John Pistole. “En este momento, los agentes de seguridad del aeropuerto deben enfocar sus energías a explosivos no metálicos que son los que hacen estallar los aviones por el aire”, añadió. Según Pistole, esta medida se acerca más a los estándares de la Organización Internacional de Aviación Civil (ICAO).

Además de poder portar cuchillos, la iniciativa permitirá que los pasajeros puedan llevar en sus equipajes de mano palos de golf (máximo dos), sticks de hockey y lacrosse, y pequeños bates de béisbol de recuerdo. Aunque seguirán estando prohibido los líquidos, las cuchillas de afeitar, los cúter y los bates de béisbol, sóftbol y cricket de tamaño reglamentario.

En la audiencia de este jueves en el Capitolio, Pistole recibió varios apoyos. El congresista republicano por Alabama, Mike Rogers, le animó: “Creo que lo que usted ha propuesto es de sentido común”. Aunque no faltaron las críticas. El republicano Bennie Thompson, congresista por Misisipi, quien según explicó es asiduo a los clubs de golf y posee un stick de hockey, dijo que cree que los objetos que Pistole ha aprobado pueden "causar un daño importante”.

Para defender su postura, Pistole mostró a los congresistas un vídeo de "la fuerza de destrucción de los explosivos". “Evitar este tipo de incidentes debe ser el primer objetivo de la TSA en este momento. Todo se reduce a un mejor uso de nuestros recursos”, se defendió. El presidente de la TSA también reconoció que “a lo mejor” tendría que haber consultado antes con pilotos y asistentes de vuelo, pero que, a pesar de ello, cree que la decisión tomada es "lógica”.

A pesar de su convencimiento, estas nuevas medidas han enfurecido a algunas aerolíneas, a auxiliares de vuelo, a viajeros y a policías aeroportuarios. “Es un hecho demostrado, de que con estos objetos los terroristas pueden abrir las puertas blindadas de las cabinas de los aviones como ya ocurrió en el 11S. Es una absoluta locura”, explicó en rueda de prensa, a las puertas del Congreso, el presidente del Servicio de Policía Federal Aérea, George Taylor. “Además, mis compañeros [policías de seguridad en los aeropuertos] están muy molestos con la implantación de esta medida”, añadió. En el mismo lugar, y con un cuchillo afilado en la mano, Ed Markey, demócrata por Massachusetts, amenazó con que si “la TSA no revertía esta iniciativa, plantearía una votación en la Cámara de Representantes para prohibirla definitivamente”. Sin duda, el debate está servido.

Mientras que algunos pasajeros aseguran que este nueva norma acelerará el paso por los controles de seguridad de los aeropuertos estadounidenses; especialistas en seguridad dicen que “los pasajeros ya se han acostumbrado a dejar este tipo de objetos en su casa por lo que es una medida  innecesaria”, según declararon varios a The New York Times.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La Coalición de Organizaciones de Asistentes de Vuelo, que representa a casi a 90.000 trabajadores en EE UU, se ha opuesto a esta medida y ha creado una petición - su objetivo es alcanzar las 100.000-, denominada noknivesonplanes, en la página web de la Casa Blanca. "Se mire por donde se mire, un cuchillo es un arma y no se puede portar en un avión", dijo Laura Glading, presidente de la Asociación de Auxiliares de Vuelo Profesionales. "Es ridículo que ahora cambien de opinión”, añadió esta mujer. “Esta iniciativa aumentará sin ninguna duda los problemas de seguridad en los aviones”, según declaró a la ABC el jefe ejecutivo de Delta Airlines, Richard Anderson.

 

Sobre la firma

Carolina García

La coordinadora y redactora de Mamas & Papas está especializada en temas de crianza, salud y psicología, y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Es autora de 'Más amor y menos química' (Aguilar) y 'Sesenta y tantos' (Ediciones CEAC). Es licenciada en Psicología, Máster en Psicooncología y Máster en Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS