Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guerrilla del ELN libera a tres colombianos y a dos peruanos

Los contratistas de la minera Geo Explorer estaban secuestrados desde el 18 de enero

El canadiense Jernoc Wobert, que hacía parte del grupo, continúa cautivo de los rebeldes

Dos de los cinco trabajadores liberados este viernes en Colombia.
Dos de los cinco trabajadores liberados este viernes en Colombia. AFP

Tan solo unas horas después de que la guerrilla de las FARC liberara a dos policías secuestrados desde el 25 de enero en el sur del país, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la otra guerrilla colombiana, dejó en libertad en la otra punta de Colombia a cinco trabajadores de la compañía minera Geo Explorer que ya llevaban cautivos 29 días.

Se trata de tres colombianos: el ingeniero William Batista, el líder minero Manuel Zabaleta y el presidente de la Asociación de Mineros de Mina Seca, Alexis López, y de dos geólogos peruanos: José Mamani y Javier Ochoa. Todos ellos estaban retenidos desde el 18 de enero en Norosí, departamento de Bolívar, en el norte del país. Junto a los cinco contratistas se encontraba el canadiense Jernoc Wobert, que fue separado del grupo y continúa cautivo.

La liberación se dio en la zona rural de Montecristo, muy cerca del lugar donde fueron plagiados los contratistas. La operación humanitaria, que estuvo coordinada por el Comité Internacional de las Cruz Roja (CIRC), se ha concretado tres días después de que el ELN anunciase en un comunicado publicado en Internet que ya los había liberado, lo que provocó incertidumbre, ya que se desconocía su paradero.

El miércoles, ante la falta de más información, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, desmintió al ELN y exigió que liberaran a los seis rehenes. “Francamente yo recomendaría que dejen de sacar comunicados y que liberen a todos los secuestrados”, dijo Pinzón, quien confirmó que las fuerzas militares continuaban buscando a los secuestrados y cerrando el cerco a los insurgentes. El general que dirigía el rescate, Juan Pablo Amaya, comandante de la Segunda División del Ejército, también desmintió el anuncio del ELN. “Estamos de cara a una nueva mentira”, dijo.

Luego, a primera hora del viernes se conoció que el gobierno colombiano y el CICR habían firmado un protocolo idéntico al pactado para liberar a los dos policías secuestrados por las FARC. El texto incluía la suspensión de las operaciones militares durante 36 horas en una zona delimitada del sur de Bolívar y la liberación de todo el grupo de secuestrados, algo que no ocurrió con el contratista canadiense.

Según versiones de las autoridades colombianas, los guerrilleros planearon el secuestro haciéndose pasar por desplazados y poco a poco se habrían ganado la confianza de la comunidad mientras espiaban a los contratistas para luego secuestrarlos cuando se encontraban descansando en un campamento minero.

Ahora, junto al canadiense Jernoc Wobert también se encuentran en poder del ELN los hermanos Uwe y Günther Otto Breuer, turistas alemanes de 69 y 73 años, que fueron raptados hace tres meses. Según ha confirmado el gobierno alemán se trata de dos jubilados que realizaban un recorrido por toda Suramérica y no de espías, como los calificó el ELN, que los secuestró en la región del Catatumbo, en la frontera con Venezuela.

Hace pocos días medios de comunicación colombianos dieron a conocer imágenes de los dos extranjeros comiendo en medio de una carretera no identificada, antes de que fueran secuestrados. Ante la exigencia del gobierno para que los liberen, el Comando Central del ELN –más conocido como COCE– pidió al gobierno alemán nombrar un vocero para su liberación además de demostrar que estas personas no son espías.

Estos secuestros han sido interpretados por analistas colombianos como una estrategia del ELN para ganar visibilidad, ya que viene buscando un proceso de paz como el que el gobierno de Santos negocia con las FARC desde el pasado 19 de noviembre en La Habana. Y aunque Santos ha dicho que aún no es el momento para un diálogo con el ELN, se habla de algunos acercamientos.

Por otro lado, mientras los familiares de los liberados celebran su retorno, en la noche del viernes se conoció que tres soldados murieron y tres más resultaron heridos cuando una carga explosiva fue activada por supuestos guerrilleros de las FARC al paso del vehículo en el que se transportaban los uniformados. El ataque ocurrió en Sumapaz, una zona cercana a Bogotá y las víctimas fueron identificadas como Edwin Torres Rodríguez, Pablo Emilio Lombana y Jeisson Orlando Gamba Chitita.

Más información