“La UE es un bombero que actúa tarde, cuando el incendio ha arrasado con todo”

Felipe González critica la gestión de la crisis por Bruselas y pide una mayor federalización de Europa

Felipe González y Jean-Claude Trichet, en Madrid.
Felipe González y Jean-Claude Trichet, en Madrid. J. J. Guillén (EFE)

Europa ha sido arrasada por un incendio que la ha sumido en una espiral de recesión y desempleo, y los bomberos han llegado tarde. Con esta metáfora describe el expresidente del Gobierno Felipe González la situación de la Unión Europea (UE) y la torpeza de sus gobernantes para detener una crisis económica que, según él, amenaza con poner en entredicho nuestro modelo social. El exlíder socialista ha cargado este viernes contra Bruselas durante la conferencia Desafíos políticos en las sociedades europeas en el siglo XXI, celebrada en el Instituto Francés de Madrid, una charla compartida con Jean Claude Trichet, expresidente del Banco Central Europeo.

Para González la UE no ha sabido frenar el descalabro económico y sigue aplicando unas fórmulas equivocadas que se pueden resumir en una sola palabra: austeridad. “Hay que ir hacia una reducción del déficit, pero no a este ritmo absurdo y disparatado (…) Los últimos presupuestos europeos son recesivos, no se ha aplicado ninguna política anticíclica, todas van hacia más recesión”.

Trichet se ha mostrado, por su parte, mucho menos crítico con la política de austeridad promovida por Alemania y secundada por Bruselas. Según él, el objetivo prioritario en estos momentos es la reducción de los déficits públicos y la forma de conseguirlo no parece preocuparle. “Hoy los acreedores nos están mandando un mensaje: gastáis más dinero que el que ganáis y ya no podemos seguir financiándoles. No se puede seguir así”.

Para el expresidente del BCE, la UE ha agravado la crisis financiera inicial al permitir que los países más poderosos —Alemania, Francia e Italia— no respetaran el pacto de estabilidad y crecimiento, y al no vigilar los importantes desequilibrios existentes en algunos Estados europeos. “La falta de vigilancia es un defecto de construcción de la zona euro que se ha solucionado hace poco. El caso español es un claro ejemplo de lo que no ha funcionado. Antes del estallido de la crisis, España tenía un déficit del 10% en la balanza de pagos. Una cifra excesiva.”

Europa es hoy un espacio cada vez más fracturado entre un norte poderoso y un sur empobrecido; una región lastrada por la recesión y el paro que corre el peligro de convertirse en un actor irrelevante en el escenario mundial ante el ascenso de los países emergentes. ¿Qué hacer ante un futuro tan negro? González sostiene que la UE debe avanzar hacia una federalización económica y política para ser más eficaz, más competitiva y evitar así convertirse en un “continente irrelevante”. “La Comisión debe tener más poderes. Tenemos que ceder soberanía para compartirla”. Una idea en la que ha incidido Trichet: “Hay que pensar en una mayor federalización para no volver a tener problemas en el futuro.”

González cree que la UE adolece de un déficit democrático que, junto a la mala gestión de la crisis, puede acabar deslegitimando a la clase política europea. “El Parlamento Europeo debe ser de verdad un Parlamento que represente a los ciudadanos.” Escándalos de corrupción como los que ha vivido España en los últimos tiempos no ayudan a mejorar la imagen de los políticos ante la opinión pública. “La corrupción acelera la pérdida de confianza en la democracia, y nos podemos encontrar en una situación de desgobernanza”.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción