Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las FARC secuestran a dos policías pese a su promesa de no tomar más rehenes

Toman de rehenes a dos agentes de policía al sur de Colombia

Al inicio del proceso de paz aseguraron que dejarían de practicar secuestros

Negociadores de las FARC durante una conferencia en La Habana.
Negociadores de las FARC durante una conferencia en La Habana. AP

El comandante de la Policía del Valle del Cauca, al sur de Colombia, coronel Nelson Ramírez, confirmó este sábado que desde el viernes por la tarde dos policías fueron secuestrados por las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) en La Granja, una jurisdicción que se encuentra entre Florida y Pradera, municipios que ya han sido blancos del Sexto Frente de la guerrilla.

En ese mismo lugar, el pasado viernes fue secuestrado el ingeniero agrónomo Juan Carlos Botero, que trabaja para un ingenio azucarero, pero que fue liberado cuatro horas después tras una persecución de hombres de la Fuerza de Tarea Apolo del Ejército y la Fuerza Aérea.

Según las primeras informaciones, los dos policías investigaban denuncias sobre posibles extorsiones y robos a varios cultivos de caña de azúcar en esa zona del Valle del Cauca, cuando fueron retenidos por guerrilleros de la columna móvil Gabriel Galvis y el Sexto Frente de las FARC, que actúan en el sur ese departamento. Según las autoridades, los responsables del secuestro serían Diego Ardila, alias Leonel, Arley Medina, alias Jaimito y Diego Tabares, alias Andrés.

“Se pudo establecer que efectivamente hubo un secuestro de dos policías, que estaban desarrollando unas actividades de verificación de algunas actividades delictivas en el sector de Pradera y Palmira, sobre todo en los ingenios de la región (…). Sabemos que se los llevaron cuando estaban entre Pradera y Palmira, pero no sabemos en qué parte exactamente”, dijo el coronel Ramírez a medios colombianos y pidió que se les respetara la vida.

En septiembre de 2012, cuando el presidente Juan Manuel Santos anunció el proceso de paz con las FARC, el guerrillero Rodrigo Granda que hoy es parte del equipo negociador de esa guerrilla en La Habana, dijo con relación al secuestro que “sería violatorio de la orientaciones de las FARC. No es política de las FARC y eso lo podemos comprometer (con) nuestra palabra ante el concierto internacional”.

Este secuestro ocurre cuando se cumple una semana de que las FARC retomaron las acciones ofensivas después de que finalizara una tregua unilateral de dos meses que la guerrilla anunció en el inicio del proceso de paz en Cuba. Desde entonces se han registrado seis ataques de las FARC, uno contra una estación de policía en la frontera con Venezuela, y los demás contra oleoductos al sur y al nororiente del país. También derribaron una torre de energía y dinamitaron un tramo de una vía férrea que transporta carbón.