A tres años del seísmo, el “nuevo Haití” sigue en obras

Más de 350.000 haitianos, del millón y medio que perdieron sus hogares en el terremoto del 12 de enero de 2010, siguen viviendo en tiendas de campaña La reconstrucción del país tras el seísmo, que mató a unas 300.000 personas, avanza con lentitud

Un haitiano mira las ruinas del Palacio presidencial en Puerto Príncipe, en los días posteriores al seísmo que devastó al país en 2010.
Un haitiano mira las ruinas del Palacio presidencial en Puerto Príncipe, en los días posteriores al seísmo que devastó al país en 2010.Gorka Lejarcegi

Un terreno baldío y una bandera es lo único que queda en el sitio donde antes se alzaba el Palacio Nacional de Haití, que cayó desmoronado el 12 de enero de 2010 por un terremoto de 7,2 grados en la escala de Richter. En las plazas de la zona metropolitana de Puerto Príncipe y Petionville, donde por casi dos años vivieron parte del millón y medio de haitianos —más de un 10% de la población total del país— que perdieron sus casas en el seísmo, han vuelto a aparecer las estatuas del esclavo desconocido y de los próceres de la Independencia. Pero a tres años de la tragedia, donde murieron más de 300.000 personas, centenares de miles de haitianos siguen viviendo en tiendas de campaña y la ayuda que la comunidad internacional se comprometió entregar para la reconstrucción de la isla aún no termina de llegar. Una epidemia de cólera y sucesivas temporadas de huracanes han golpeado al país en el ínterin y el “nuevo Haití” prometido aún está en obras.

Más información

“A pesar de todo el sufrimiento, Haití resiste”, ha dicho este sábado el presidente haitiano Michel Martelly, que ha encabezado esta mañana en Puerto Príncipe los actos conmemorativos del terremoto. Martelly —músico, de 51 años— asumió el poder en mayo de 2011. Durante el primer año de su mandato, la reconstrucción estuvo paralizada por diferencias políticas internas que le impidieron formar Gobierno. De acuerdo a su balance, 357.000 personas siguen viviendo hoy en 496 campamentos para damnificados, ubicados en varios puntos de la capital. El mensaje que ha intentado enviar a la comunidad internacional, en sucesivos viajes, es que Haití ya está “abierta para los negocios” y a la espera de inversiones.

La opinión del secretario general adjunto para operaciones de paz de Naciones Unidas, Hervé Ladsous, es que tres años más tarde, Haití ha vuelto a la situación en la que se encontraba cuando fue golpeada por el terremoto y ya era el epicentro de la pobreza del hemisferio occidental. “Entre 2010 y 2012 la prioridad fue atender la urgencia. Ahora que la situación ha cambiado, retomamos el contexto de antes de 2010, cuando realizamos muchos progresos”, ha dicho Ladsous este viernes durante una conferencia de prensa en Puerto Príncipe. Tanto él, como el grueso de los donantes internacionales, creen que la debilidad institucional de Haití es una piedra de tranca para el flujo de la ayuda. “Sin estado de derecho no hay que esperar inversores extranjeros para crear empleo”, ha agregado al respecto.

Entre 2010 y 2011, 60 países de todo el mundo se comprometieron a aportar más de 9.900 millones de dólares para la reconstrucción de la isla en un plazo de diez años. Poco menos del 50% de la suma prometida, 5.300 millones de dólares, han sido entregados hasta ahora y el grueso del dinero ha sido invertido en el pago de alimento y comida para los supervivientes. Este viernes, la Comisión Europea ha anunciado que aportará 30,5 millones de euros adicionales, que serían destinados a la construcción de nuevas viviendas.

Algunas de las grandes organizaciones de derechos humanos que trabajan sobre el terreno han criticado duramente el desempeño del Gobierno haitiano y de los organismos multinacionales en el proceso de reconstrucción. Amnistía Internacional ha denunciado el desalojo forzoso de decenas de miles de haitianos que vivían en campamentos de refugiados establecidos en plazas públicas y terrenos privados de Puerto Príncipe. De acuerdo con esta versión, 80.000 damnificados corren todavía peligro de ser echados. “Como si el riesgo de ser presa de la inseguridad, las enfermedades y los huracanes no fuera suficiente, muchas personas refugiadas en campamentos provisionales viven con el temor constante de ser desalojadas a la fuerza", ha dicho Javier Zúñiga, asesor especial de Amnistía Internacional, a través de un comunicado.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Médicos Sin Fronteras, la organización que se ha hecho cargo del grueso de las víctimas de la epidemia de cólera que ha matado a más 7.500 haitianos desde octubre de 2010, también ha señalado la devastación del sistema nacional de salud. “El proceso de transición ha sido demasiado lento. Las instituciones haitianas son débiles, los donantes no han mantenido sus promesas, y el gobierno y la comunidad internacional han fallado en establecer prioridades claras”, sostiene Joan Arnan, jefe de la misión de MSF en Haití.

La hambruna es otra de las amenazas. La tormenta Isaac, en agosto pasado, y el huracán Sandy, en octubre, golpearon al incipiente sector agrícola de la isla y desde entonces, cerca de dos millones de haitianos corren el riesgo de morir de hambre. Las inundaciones arrasaron con las cosechas en los departamentos del norte y las pérdidas fueron calculadas en 170 millones de dólares. La Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU ha estimado que se necesitarán otros 144 millones de dólares para atender esta crisis.

Aún después de tres décadas de ayuda humanitaria e intervenciones, Haití sigue siendo un Estado en permanente emergencia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción