Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un potente terremoto devasta Haití

El seísmo, de magnitud 7, derrumba numerosos edificios y se teme que haya miles de víctimas

Puerto Príncipe / Santo Domingo
Sigue lo último sobre la catástrofe de Haití en nuestro minuto a minuto

Un fuerte terremoto de magnitud 7 en la escala Richter sacudió ayer Haití y provocó una "situación catastrófica", según describió el embajador haitiano en Estados Unidos, Raymond Alcide Joseph. Sin forma de confirmar el número de víctimas mortales, anoche se temía que fueran miles en el país más pobre de América, con 10 millones de habitantes. El temblor, cuyo epicentro se situó a 15 kilómetros al suroeste de Puerto Príncipe, provocó el derrumbe de numerosos edificios, enterrando entre las ruinas a sus habitantes. Un hospital, varios ministerios y la sede de los cascos azules de la ONU se hundieron con la sacudida, que duró casi un minuto. Incluso el palacio presidencial se derrumbó parcialmente.

Las escenas de pánico se sucedían en las calles de la capital: gritos y llantos, en medio de un ambiente irrespirable por el polvo proveniente de los edificios caídos, según testigos citados por Reuters; vecinos buscando desesperadamente a sus familiares entre las ruinas, o vagando sin rumbo a medida que caía la noche.

El seísmo se produjo a las 16.53 (22.53 en la España peninsular). Se siguieron tres réplicas, de 5,9, 5,5 y 5,1. El Centro de Alerta de Maremotos del Pacífico emitió un aviso de tsunami que más tarde se levantó, para Haití, Bahamas, Cuba y República Dominicana, donde también se sintió el temblor. El terremoto es el mayor que se registra en la isla que comparten Haití y República Dominicana desde 1946, cuando se produjo uno de magnitud 8,1, según un experto dominicano.

"Se trata de una situación catastrófica", aseguró el embajador haitiano, que pidió ayuda internacional para paliar los daños. El diplomático indicó que, previsiblemente, el número de víctimas mortales iba a ser "bastante alto", por la poca solidez de las construcciones en Puerto Príncipe, una ciudad de 800.000 habitantes que ha crecido sin planificación. "Lo único que puedo hacer ahora es rezar y confiar en que no ocurra lo peor", añadió en declaraciones a la cadena CNN.

Un hospital infantil cercano a la Embajada de República Dominicana en Puerto Príncipe estaba derruido, y se escuchaban gritos bajo los escombros, según el embajador dominicano en Haití, Ruben Silié. "Acabo de hablar con el diplomático y me manifestó que en el hospital de niños se escuchan personas pidiendo auxilio", aseguró el portavoz del Gobierno dominicano, Rafael Núñez. "Me dijo que el país había quedado literalmente destrozado", añadió.

Un funcionario del Gobierno haitiano relató a Alcide Joseph por teléfono que las casas se derrumbaban a su paso. "No sabía cómo iba a encontrar su casa, ni siquiera si iba a poder acceder a ella porque había que atravesar un puente", añadió el embajador. Los diplomáticos estadounidenses en Puerto Príncipe describieron situaciones de caos, con muertos en las aceras. Numerosos empleados de la ONU se encontraban anoche desaparecidos tras el derrumbe de su sede, según un miembro del organismo.

Teniendo en cuenta el epicentro del temblor, cerca de tres millones de personas podrían haberse visto afectadas por el impacto, según explicó un miembro del centro de investigación geológica de EE UU (US Geological Survey).

La petición de ayuda del embajador en EE UU fue aceptada por la Casa Blanca, que ordenó al Departamento de Estado y al Mando Sur del Pentágono que preparasen ayuda humanitaria. La secretaria de Estado, Hillary Clinton, confirmó el envío de ayuda civil y militar. La Agencia Internacional de Desarrollo (USAID) tenía previsto enviar 72 especialistas en rescate y seis perros. También el presidente venezolano, Hugo Chávez, ordenó el envío de asistencia y de un equipo de 50 personas para buscar supervivientes. El Banco Interamericano de Desarrollo aprobó una ayuda de emergencia valorada en 138.000 euros.

El seísmo también se sintió fuertemente en la vecina República Dominicana, aunque no provocó daños graves. Centenares de dominicanos salieron despavoridos a la calle al sentir el temblor. Una hora después de lo ocurrido, muchos se resistían a volver a sus hogares. "Creí que se me iba la cabeza, que me mareaba de una manera muy rara", decía Paul Goris, poco después de confirmar con compañeros de trabajo que la tierra había temblado. Las llamadas a familiares para saber cómo estaban saturaron las redes. En Acrópolis, el centro comercial más alto de Santo Domingo, decenas de personas corrieron despavoridas desde la cuarta planta, donde están ubicados los cines.

Golpe al más débil

- Haití es el país más pobre de América, con una renta per cápita anual de 560 dólares (386 euros).

- Más de la mitad de sus 10 millones de habitantes vive con menos de un dólar al día, y el 78% con menos de dos.

- La tasa de mortalidad infantil es de 60 niños por cada 1.000 nacimientos.

- Las infraestructuras son prácticamente nulas y la superficie forestal es de apenas el 2%, tras haber sufrido una fuerte deforestación del territorio.

- Ante la delicada situación que vivía el país, en 2004 la ONU decidió establecer una misión de estabilización. Actualmente, hay unos 9.000 cascos azules desplegados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de enero de 2010

Más información