Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guatemala deporta a Estados Unidos al empresario John McAfee

El creador del popular antivirus que lleva su nombre es buscado por el asesinato de un vecino suyo en Belice

El culebrón del caso John McAfee parece llegar a su fin. El creador del popular programa antivirus para ordenadores que lleva su nombre se encuentra en Miami, después de que el Gobierno de Guatemala lo deportara a Estados Unidos. Tras un mes escondido en la jungla, McAfee huyó al país centroamericano mientras era requerido por la Justicia de Belice para ser interrogado por el asesinato de un vecino. Finalmente, ha conseguido regresar a su país de origen, como solicitaban sus abogados.

El empresario, de 67 años, había permanecido una semana retenido en una cárcel guatemalteca, donde había sido detenido después de permanecer fugado durante un mes. Horas después de abandonar Guatemala, McAfee dio señales de vida desde Miami. "Estoy en South Beach" (Miami Beach), dijo a través de su cuenta de Twitter. En su blog detalló: "No tengo teléfono, ni dinero, ni información de contacto". El desarrollador de software explicó, además, que se encontraba "en el Beacon", en una posible referencia a un hotel de Miami Beach con ese nombre. La entrada fue borrada unas horas después y sustituida por una petición a los medios de que le dejaran solo.

El portavoz del Aeropuerto Internacional de Miami Greg Chin explicó poco antes de su aterrizaje que McAfee evitaría la salida por la que el resto de los viajeros suelen dejar el aeródromo una vez superado el trámite de Inmigración y Aduanas. Chin añadió que sería escoltado por autoridades federales para abandonar el aeropuerto, lo que explica que no fuera visto en la sala de llegadas internacionales. Se desconoce que sucederá con el desarrollador de software ya que Estados Unidos tiene acuerdos de extradición con Belice.

Los hechos parecen sacados de una trama novelesca (de hecho ya hay rumores de una película). McAfee se dio a la fuga el pasado 11 de noviembre, alegando que la policía de Belice le quería matar tras ser considerado sospechoso de la muerte de un vecino, Gregory Viant Faull, otro expatriado estadounidense, de 52 años, cuyo cadáver fue hallado con un disparo en la cabeza en su vivienda. Las autoridades beliceñas han asegurado que solo buscan interrogarle por la muerte de Viant ya que este y McAfee habían discutido en numerosas ocasiones por los perros del empresario estadounidense y uno de ellos murió envenenado pocas horas antes del crimen.

McAfee ha negado cualquier implicación en el asesinato de su vecino e incluso llegó a ofrecer una recompensa de 25.000 dólares al que ayude a capturar a los verdaderos criminales. El desarrollador de software optó por escapar y esconderse en la jungla, cambiando continuamente de escondite y de aspecto, argumentando que, en lugar de interrogarle, las autoridades buscaban matarlo o forzarle a abandonar el país. Las autoridades de Belice, así como sus vecinos y conocidos, lo consideran un paranoico. No era su primer enfrentamiento con la policía de Belice. A comienzos de año, las fuerzas especiales asaltaron su casa buscando drogas.

Durante las últimas semanas, el empresario contactó con medios estadounidenses para contar su fuga, además de dar detalles y pistas falsas en su blog. Hace una semana la trama dio un giro inesperado. McAfee apareció en la capital de Guatemala, donde acudió buscando asilo por considerarse un "refugiado político". Las autoridades de Belice, que nunca emitieron una orden de arresto internacional, solicitaron al Gobierno de Otto Pérez Molina que lo entregara. El Gobierno guatemalteco optó por lavarse las manos negándole el asilo lo que le provocó un ataque de ansiedad e hipertensión que obligó a hospitalizarle durante varias horas.

Ayer, un tribunal guatemalteco le dio a McAfee diez días para que regularizara su situación migratoria en el país, tras rechazar los alegatos de una detención ilegal. El director de Migración guatemalteca, Fredy Viana, dijo a la prensa que su deportación a EE UU estaba de acuerdo con la legislación de Guatemala, que deja a opción del individuo expulsado la elección de un destino tras el rechazo de una solicitud de asilo político. "Él prefirió irse a Estados Unidos, donde dice que está más seguro", comentó a Efe uno de sus abogados.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información