Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un contestador telefónico delata al ministro de Hacienda francés

Cahuzac dijo en un mensaje que tenía una cuenta en Suiza

Jerome Cahuzac.
Jerome Cahuzac. AFP

A todo el mundo le ha pasado alguna vez: estar hablando con otra persona y telefonear sin querer a alguien desde el móvil. En ese caso pueden pasar dos cosas: que el interlocutor coja la llamada, o que salte el contestador. Jérôme Cahuzac, el ministro de Hacienda francés, cometió esa imprudencia hace 12 años, a finales del año 2000. Un desliz antiguo, que puede acabar costándole caro. Según ha revelado la página web Mediapart, Cahuzac estaba hablando con un asesor fiscal cuando marcó un número de teléfono sin querer. El destinatario no cogió la llamada, y Cahuzac siguió conversando con su asesor durante cuatro minutos, mientras el contestador grababa cuanto decía: que tenía una cuenta en Suiza y que no sabía cómo cerrarla. Justo lo contrario de lo que afirma ahora.

El lunes, Cahuzac se querelló contra Mediapart por difamación tras la publicación en el sitio digital dirigido por Edwy Plenel de una investigación que afirma que el ministro de Hacienda socialista, paladín de la lucha contra el fraude fiscal, tuvo una cuenta secreta en Suiza durante largos años, hasta que la cerró en 2010. Cahuzac aseguró que jamás tuvo una cuenta secreta, y acusó a Mediapart de basar su información en “pruebas delirantes”.

Ahora, Mediapart ha hecho pública en su web una de esas pruebas. La conversación grabada por el contestador de aquel interlocutor anónimo, quien tras oír la sorprendente confesión de Cahuzac, entonces candidato socialista a las elecciones municipales, decidió acudir a un experto informático, extraer la grabación del móvil y depositarla en un notario.

El audio comienza con el contestador que da la hora del mensaje: 15.37. Se oye la voz de un hombre que no es Cahuzac: el asesor fiscal. Habla de dinero, de inversiones, de cálculos financieros. Luego, el entonces diputado y cirujano de implantes capilares toma la palabra. Y afirma: “A mí lo que me molesta es que siempre he tenido una cuenta en la UBS (Unión de Bancos Suizos), pero no hay nada allí, ¿sabes? ¿La única manera de cerrarla es ir?”. Se oye un suspiro. Más tarde, Cahuzac añade: “Qué mierda. ¿Es posible delegar (la gestión)?”. Y por fin: “Hace falta mi firma. Es extremadamente jodido. Hay que ir, pero yo no puedo ir, no veo cómo hacerlo”. Y por si quedaban dudas, agrega: “Me jode tener una cuenta abierta allí. La UBS no es precisamente el banco más escondido”. Otro suspiro.

El ministro ha respondido a la publicación del audio con una nota en la que reitera su inocencia, y declara: “Ninguno de los elementos materiales que Mediapart aporta es convincente, ni me impresiona, ni debilita mi decisión de seguir adelante”.