Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hollande: “No hay ganadores ni perdedores”

El presidente francés evita hablar de fracaso y asegura que las conversaciones sobre política agraria aún no han terminado

François Hollande, en rueda de prensa en Bruselas.
François Hollande, en rueda de prensa en Bruselas. EFE

El presidente francés, François Hollande, ha dirigido el timón de los países defensores de la política agraria comunitaria en la cumbre que debía diseñar el marco presupuestario de la UE hasta 2020. España e Irlanda se alinearon con París. Esta “triple alianza” no es casual. Los tres Estados, que ya daban por hecho la reducción del presupuesto, han querido unir sus fuerzas para preservar las partidas de las que más se benefician, las de la política agraria (PAC) y los fondos de cohesión. El éxito al término de la reunión ha sido moderado para el “cuadro agrario”. El acuerdo final se deja a un lado, pero las líneas ya están definidas. “No ha habido ganadores ni perdedores”, sentenció Hollande.

El líder socialista llegaba a Bruselas con una posición más cómoda, con poco que perder y con la posibilidad de vetar el posible acuerdo si la PAC corría peligro, aunque Hollande había manifestado su intención de ser “constructivo” en las negociaciones y no imponer "un ultimátum". Al fin y al cabo, si se prorrogan los presupuestos actuales por falta de acuerdo, las partidas en agricultura serán las únicas que quedarán cubiertas (además de los pagos comprometidos), para satisfacción de Francia.

“Ha sido una cumbre útil, un primer paso para un futuro acuerdo sobre los presupuestos de los próximos siete años”, declaró el presidente francés tras la reunión con sus socios. Para aclarar las dudas sobre el fracaso de las negociaciones y maquillar el resultado, Hollande lanzó un mensaje optimista de cara a la próxima cumbre, que probablemente se celebrará en febrero de 2013: “Se han tenido en cuenta las posiciones de cada país y no ha habido ultimátums como algunos pronosticaban. Seguramente lleguemos a un acuerdo en la PAC y los fondos de cohesión”.

Sobre las partidas a la política agraria, las más abultadas del presupuesto de la UE, Hollande se muestra convencido de que “no es el principal obstáculo para un acuerdo. No hay discusión sobre la PAC”, aunque también reconoció que la propuesta del presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, no les convence y seguirán negociando. “Las conversaciones sobre la política agraria aún no han terminado”, advierte.

Tampoco ha tenido reparos en apuntar a los británicos como principales responsables del bloqueo en el acuerdo presupuestario. Para Francia, el primer ministro británico, David Cameron, llegó a Bruselas con dos exigencias inaceptables para el resto de socios, especialmente para los franceses, que quieren una modificación del cheque que permite reembolsar al Reino Unido una parte de lo que aportan al presupuesto. “Hay que revisar las contribuciones al cheque británico. No puede ser que el Reino Unido se niegue a pagar otros cheques”, aseveró.

Sobre los acercamientos entre Francia y Alemania, el presidente francés se ha mostrado muy satisfecho: “Los dos hemos concluido que queremos un acuerdo y existe sintonía”. No obstante, apuntó que la canciller Angela Merkel “como es comprensible, mira por sus intereses nacionales”. “Yo también he defendido los intereses de Francia, que son siempre los de la UE”, sentenció. Además lanzó un mensaje a su homóloga alemana sobre la austeridad presupuestaria: “Es necesario un control del gasto, pero queremos solidaridad y crecimiento en la Unión Europea”.