Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENERAL ROBERTO LEÓN RIAÑO | Director de la Policía Nacional de Colombia

“Los negociadores de las FARC seguirán vivos mientras sigan en la mesa”

El máximo responsable de la Policía Nacional de Colombia explica en esta entrevista que su departamento funciona con "normalidad total" contra la guerrilla, sin ninguna interferencia por las negociaciones de paz

El general José Roberto León Riaño, director de la Policía Nacional de Colombia, el viernes en Madrid.
El general José Roberto León Riaño, director de la Policía Nacional de Colombia, el viernes en Madrid.

En un momento en que el Gobierno de Colombia está a punto de sentarse en una mesa en La Habana para hablar del fin de la violencia con la guerrilla de las FARC, el máximo responsable de la Policía Nacional de Colombia asegura que, en lo que se refiere al trabajo policial, la orden que tiene del presidente Juan Manuel Santos es tajante: “Normalidad total”. Las acciones contra la guerrilla continúan como si nada estuviera sucediendo. Los mismos negociadores saben que, en territorio colombiano, su vida corre peligro. El general José Roberto León Riaño (Ibagué, 1961) estuvo esta semana en España en una de las reuniones sectoriales previas a la Cumbre Iberoamericana de Cádiz.

Pregunta. ¿Esa normalidad en su trabajo durante las conversaciones es absoluta? ¿No hay ninguna interferencia política?

Respuesta. Ninguna. Hay una decisión total del señor presidente y nuestra de continuar las operaciones. El mensaje a las FARC es que la única manera de que continúen vivos es que estén sentados en la mesa de negociaciones. Porque si regresan a nuestro país, allí vamos a seguir operando. Todos los días hemos neutralizado integrantes de las FARC. En este periodo [la presidencia de Santos, desde agosto de 2010] hemos neutralizado a 23 cabecillas de las FARC, 2 integrantes del secretariado, 3 del estado mayor y 18 cabecillas de frente.

P. ¿Eso es lo mismo que decir que solo están seguros mientras sigan en Cuba?

R. Sí, porque en el territorio colombiano todos los días hacemos operaciones contra los integrantes de las FARC.

P. ¿Cómo se coordinan Policía Nacional y Ejército?

R. El presidente Santos, desde que era ministro de Defensa, se preocupó por estrechar los lazos de trabajo entre Policía y Ejército y permitió formar una alianza estratégica muy efectiva. Eso ha permitido sumar capacidades de cada institución y que se hayan asestado los más contundentes golpes contra el terrorismo. Las operaciones Fénix, Sodoma, Camaleón o Berlín son gracias a la idea de Santos de trabajar en equipo. Hay un respeto por la actividad de cada uno, un complemento que permite tener mayor fortaleza.

P. Dado que los ejércitos en América Latina no tienen muchas amenazas exteriores y están centrados en el combate al narcotráfico, ¿pueden llegar a ser una sola fuerza con la policía?

Después de 30 años de lucha, Colombia es exportadora de conocimiento contra el crimen organizado”

R. Se está planteando cuál sería ese papel en el futuro. Hay papeles para desarrollar para el Ejército en Colombia como para la Policía. No veo ningún inconveniente. Cumplen roles diferentes, pero por las circunstancias atípicas de nuestro país, que ha sufrido una amenaza que ha tratado de desestabilizar el Estado, se requiere la intervención del Ejército. De igual manera, la policía ha asumido unas funciones que no son las de la policía de un país normal. Eso ha hecho que sumemos capacidades. Pero también tenemos muy claro cuál sería nuestro papel en caso de que hubiera paz en nuestro país.

P. ¿Los carteles de la droga en Colombia se están volviendo a unificar? ¿Vuelve a haber grandes carteles?

R. No hay grandes carteles en Colombia. Hay una atomización de organizaciones de narcotraficantes. Hace mes y medio, con apoyo de Venezuela, logramos capturar a uno de los últimos grandes capos de la generación de los 80, Daniel El Loco Barrera. Era muy importante porque fue el único que logró ser punto de encuentro entre narcotráfico, FARC y bandas criminales. Se sentó con los tres. Hoy no hay grandes carteles como en la época de Pablo Escobar. Nos preocupan las denominadas bandas criminales, dedicadas sobre todo al narcotráfico.

P. ¿Hay ramificaciones de los grupos criminales mexicanos hacia Sudamérica?

R. Sí. Hemos tenido operaciones donde hemos capturado narcos colombianos vinculados con los carteles de Sinaloa, Michoacán o del Golfo. Capturamos a Andrés Vieda, El Duque, que era el enlace para toda Sudamérica [del cartel del Golfo].

P. ¿Cuál es el balance de la reunión de policías en Cádiz?

R. Es la primera vez que se hace una reunión de directores de policía de Iberoamérica. Es muy importante. Permite encontrar soluciones que sirvan para todos, homologar trabajos, intercambiar éxitos y buenas prácticas. El crimen transnacional no tiene fronteras, no tienen por qué existir para la policía. Necesitamos comunicaciones horizontales que permitan ganar tiempo en el intercambio de información. Nuestra propuesta en la reunión fue reforzar a Ameripol [ente coordinador de policías en el ámbito latinoamericano más Canadá] y que España, Portugal y Andorra estén como observadores. Ameripol ya tiene experiencia en la lucha contra el crimen transnacional. El fin de semana pasado, gracias a esa colaboración, liberamos a un empresario ecuatoriano que había sido secuestrado en Ecuador y llevado a Colombia. Pedían 500.000 dólares [385.000 euros] por él.

P. ¿Se puede decir que, igual que Colombia fue en algún momento exportador de crimen, hoy es una referencia mundial contra el crimen organizado?

R. Si se mira el narcotráfico, se puede emplear entre comillas ese término de exportador. Pero igualmente, después de 30 años de lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, hoy somos, y esta vez sin comillas, exportadores de conocimiento para otros países. No tenemos recursos económicos para dar a otros países, pero sí el conocimiento para compartir con Gobiernos y policías amigas, para evitar que los ciudadanos de esos países padezcan la violencia que hemos padecido nosotros. Los 167.000 hombres y mujeres en mi institución son un referente mundial. En la reunión de Cádiz, Ecuador, Brasil, España, México... todos los países querían reuniones bilaterales. Hemos rescatado a personas en Honduras, Paraguay o Panamá y tenemos presencia policial, sobre el terreno, en 17 países, a través de asesores que brindan colaboración.

Más información