Dilma critica el rescate de España y se pregunta hasta cuando servirá

La mandataria brasileña insiste en que la solución pasa por “invertir más”

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha criticado este martes el rescate al que se ha sometido España con una ayuda a los bancos hasta de 100.000 millones de euros y se pregunta hasta cuándo va a servir esa medicina.

La mandataria brasileña ha insistido en que la solución para España y para Europa en general es “invertir más”. Recordó en su discurso pronunciado en Belo Horizonte, en el Estado de Minas Gerais, que Brasil ya vivió crisis semejantes en el pasado y por eso sabe muy bien que “sólo una política de inversiones” puede sacar a un país de la crisis.

“El último dato internacional que llama la atención es el hecho de que una vez más, las autoridades de la zona euro responden a una crisis que se hace cada día más profunda, una crisis casi crónica, que se intenta resolver con millones de euros a los bancos. Pero la pregunta es ¿hasta cuando eso va a servir?”, afirmó Dilma.

Rousseff recordó que a finales del año pasado ya fue entregado a los bancos un billón de euros y que ello “no ayudó a resolver la deuda” de los mismos.

Criticó también la mandataria brasileña el hecho que “la crisis del sistema bancario se sobreponga a la crisis soberana de los paises” y añadió que es urgente tomar medidas “que no son dinero”, para cambiar el modelo de crecimiento.

Días pasados el Rey, junto con el ministro de Asuntos Exteriores, José García-Margallo, y un nutrido grupo de los empresarios que hoy invierten en Brasil, visitaron a la presidenta y hasta le pidieron, según informaciones de prensa, que interviniera ante la canciller Ángela Merkel para que “ablandase las condiciones financieras” para la ayuda que el Banco Central se proponía dar a España. Dilma se encontrará con Merkel en Brasil esta semana con motivo de la conferencia de la ONU Rio+20.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En este mismo mes está prevista también la visita de Mariano Rajoy a Dilma Rousseff . España es, en este momento, el segundo mayor inversor extranjero del país y el Gobierno brasileño está preocupado con la perspectiva de que la crisis española pueda llevar a alguna de estas empresas a dejar Brasil, un país que, según Rousseff, “va a continuar invirtiendo” e insistiendo en el “consumo interno” para lo que ha pedido a los bancos que bajen los intereses y faciliten el crédito.

Según ella Brasil tiene “fuerza interna para superar la crisis” ya que cuenta, dijo con “una economía sólida, con financiación pública controlada, y con una inflación a la baja”.

Brasil, aseguró la mandataria, va a seguir incentivando el consumo ya que “tiene aún un consumo reprimido entre las clases más bajas” y todavía un tercio del país (60 millones) no tienen una cuenta bancaria.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS