Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Malvinas convoca un referéndum para decidir su estatus político

Reino Unido apoya el plebiscito y Argentina lo considera “inaplicable”

Un excombatiente de la guerra de Malvinas quema una bandera del Reino Unido.
Un excombatiente de la guerra de Malvinas quema una bandera del Reino Unido. EFE

Las autoridades de las islas Malvinas han convocado hoy a un referéndum, que se celebrará en 2013, para que su población, cuyo 70% es de origen británico, exprese si desea que este archipiélago del Atlántico Sur siga regido por Reino Unido. Los malvinenses buscan así ejercer el derecho a la autodeterminación que establece la Carta de las Naciones Unidas, pero que Argentina ve inaplicable porque los considera “población implantada”. Desde la década de los sesenta, la Asamblea General y el Comité de Descolonización de la ONU vienen reclamando a Argentina y Reino Unido que se sienten a negociar la soberanía de las islas en disputa “teniendo en cuenta los intereses de la población de las Malvinas”.

“No tengo ninguna duda de que el pueblo de las Falklands [como llaman los británicos al archipiélago] deseará que las islas sigan siendo un territorio de ultramar del Reino Unido con su propio Gobierno”, dijo al anunciar el referéndum el presidente de la Asamblea Legislativa de Malvinas, Gavin Short, en Puerto Stanley, la capital isleña a la que los argentinos denominan Puerto Argentino. “Ciertamente no tenemos ningún deseo de ser regidos por el Gobierno de Buenos Aires; ese hecho es obvio para todo el que visita las islas y nos escucha. Pero nos preocupa que no todos pueden venir a estas hermosas islas y ver la realidad por sí mismos”, agregó el jefe político de las islas, habitadas por 2.900 personas.

“Celebramos este referéndum no porque tengamos ninguna duda de quiénes somos y de qué futuro queremos, sino para mostrar al mundo cuán seguros estamos sobre ello”, declaró Short. A su lado, el el secretario para América Latina de la cancillería británica, Jeremy Browne, de visita por el 30° aniversario del final de la guerra de 1982, manifestó el apoyo del Gobierno de David Cameron al plebiscito. “Sólo el pueblo de las Falklands puede decidir cómo quiere ser gobernado”, dijo Browne. “Por eso respaldo ampliamente esta iniciativa. De hecho, creo que llega en un momento muy significativo y le permitirá al pueblo de las islas enviar un mensaje claro a Argentina y a toda la comunidad internacional de que son los únicos dueños de su destino”.

Los malvinenses buscan así ejercer el derecho a la autodeterminación que establece la Carta de las Naciones Unidas

Reino Unido nunca ha querido discutir sobre a quién pertenecen las islas que en 1833 arrebató a Argentina. En aquel momento, los pobladores argentinos se retiraron al continente y se estableció población británica.

El ministro de Exteriores argentino, Héctor Timerman, considera que el derecho a la autodeterminación “no es aplicable” en Malvinas porque “se trata de población implantada, conforme lo indicado en una decena de resoluciones de la Asamblea General [de la ONU] desde 1965”, que toma en cuenta la población originaria argentina en el archipiélago.

Se cree que indígenas patagónicos fueron los descubridores de las islas que en los siglos XVIII y XIX fueron colonia española, francesa, británica y otra vez española, hasta que en 1820 fueron tomadas por el Gobierno ya independiente de Buenos Aires.

La presidenta de Argentina, la peronista Cristina Fernández de Kirchner, irá el jueves a Nueva York para presentar ante el Comité de Descolonización de la ONU su reclamación por las Malvinas. Lo hará el día en que se cumplen 30 años del final de la guerra que inició la última dictadura militar de su país, en una clara violación a la petición de diálogo de ONU. Fernández quiere mostrar que ahora todas las fuerzas democráticas de Argentina apoyan la vía de la negociación y por eso viajará con políticos de su partido, pero también con radicales, socialistas y peronistas disidentes. Solo faltará la conservadora Propuesta Republicana (PRO).

A su vez, una delegación de seis jóvenes malvinenses nacidos después de la guerra irá también a Nueva York porque pretende encontrarse con la presidenta argentina para manifestarle su deseo de continuar siendo británicos.