Obama impulsa la ayuda privada a la seguridad alimentaria en África

Diversas empresas privadas invertirán en programas de ayuda alimentaria en países en desarrollo El presidente norteamericano invita a los países del G-8 a que mantengan las ayudas públicas

Obama al anunciar la inversión privada en seguridad alimentaria, en Washington
Obama al anunciar la inversión privada en seguridad alimentaria, en WashingtonALEX WONG (AFP)

Antes del arranque de la cumbre del G-8 en Estados Unidos, el presidente norteamericano, Barack Obama, anunció este viernes la donación de 3.000 millones de dólares del sector privado a la mejora de la seguridad alimentaria en países en vías de desarrollo. Este esfuerzo se une a la prórroga de un programa de 22.000 millones de ayuda pública alimentaria, que se negociará en la reunión de líderes mundiales, en la residencia presidencial de Camp David.

“Como la nación más rica del planeta, creo que EE UU tiene la obligación moral de liderar la lucha contra el hambre y la malnutrición, y de unirse a otros para ello”, dijo Obama en el Simposio Sobre Seguridad Agrícola Global y Seguridad Alimentaria, al que asistieron los líderes de Gana, Etiopía, Benin y Tanzania. “Es un imperativo moral, es un imperativo económico y es un imperativo de seguridad”.

Más información

En total, 45 empresas privadas se comprometen a donar esos 3.000 millones de dólares [235.000 millones de euros] a proyectos de seguridad alimentaria a países africanos. Entre otros, la proveedora de productos agrarios Monsanto donará 50 millones a productores de maíz en Tanzania; la británica Vodafone ofrecerá la infraestructura telefónica necesaria para conectar a 500.000 granjeros en Mozambique, Tanzania y Kenia, y la india Jain cederá 375 millones para proyectos de irrigación.

En 2009, en una reunión en Italia, los líderes del G-8 se comprometieron a invertir 22.000 millones de dólares a lo largo de tres años en programas de seguridad alimentaria, para garantizar el suministro de comida aun en el contexto de crisis naturales o humanitarias. Durante esta reunión, se han propuesto prorrogar ese programa de financiación pública, por un periodo de, al menos, 10 años.

Obama propondrá a los líderes de los demás miembros del G-8 -Gran Bretaña, Alemania, Francia, Italia, Japón, Canadá y Rusia- que eviten la tentación de recortar los programas de ayuda alimentaria a los países en vías de desarrollo, dado el actual contexto de crisis económica y políticas de austeridad. En su discurso, negó que las inversiones del sector privado vayan a suponer una reducción en la ayuda pública.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

“Hay quienes se preguntan, en estos tiempos de austeridad, si esta nueva alianza es una forma para que los Gobiernos le pasen la carga a otros”, dijo el presidente norteamericano. “Quiero dejarlo claro: la respuesta es no. Como presidente, puedo asegurar que EE UU seguirá cumpliendo con sus compromisos, de modo que incluso en estos duros tiempos en materia fiscal, sigamos haciendo inversiones en desarrollo históricas”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción