La falta de acuerdo político deja a Grecia al borde de la quiebra

Bruselas advierte que las negociaciones con Atenas han sobrepasado la fecha límite

El ministro griego de Finanzas, Evangelos Venizelos.
El ministro griego de Finanzas, Evangelos Venizelos.ALKIS KONSTANTINIDIS (EFE)

No hay acuerdo en Atenas y eso deja a Grecia, una vez más, al borde de la suspensión de pagos. Hoy lunes vence la fecha límite que la UE y el FMI han dado a los partidos políticos griegos para que acepten las condiciones del segundo paquete de rescate: algo más dinero a cambio de más reformas y una vuelta de tuerca adicional en los recortes (esta vez, tijeretazo al salario mínimo y eliminación de una paga extra en el sector privado, junto con otras medidas como el recortes de pensiones). El Ejecutivo del tecnócrata Lucas Papademos no ha logrado que los tres partidos que forman la coalición de Gobierno –los conservadores de Nueva Democracia, los socialistas del Pasok y el ultraderechista Laos—acerquen posturas. “Lo que nos ofrecen es aún más recesión de la que el país puede aguantar”, dijo ayer el líder de Nueva Democracia, Antonis Samaras.

Bruselas ha advertido esta mañana que Grecia está ya "fuera de plazo" y eso complica la delicada situación financiera y fiscal de Atenas, pendiente del nuevo plan de rescate y de las negociaciones con los bancos para que estos asuman parte de las pérdidas ocasionadas por el incendio fiscal griego, que llega a un nuevo momento álgido tras más de dos años de crisis.

Fuentes del Ejecutivo griego aseguran que hay acuerdo para recortar el gasto público un 1,5% adicional del PIB, aunque persisten diferencias sobre los recortes en el salario mínimo –por el mismo a la contestación social en las calles—o las pensiones. Pero la eurozona insiste en que no habrá rescate sin reformas. En una entrevista con Der Spiegel, el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, asegura que la posibilidad de una bancarrota existe si no se produce ese acuerdo.

El segundo plan de rescate asciende a unos 130.000 millones de euros, aunque ya hay quien asegura que Atenas necesita no menos de 150.000 millones. Las ayudas son esenciales para que Atenas no se vea obligada a declarar la suspensión de pagos de su deuda pública. Casi todos los frentes siguen abiertos: paralelamente con todo ese proceso entre el Gobierno helénico, la UE y el FMI, Atenas negocia también con la banca una reestructuración de su deuda. Esto es, una quita de unos 100.000 millones (el endeudamiento asciende a un total de 360.000 millones) que se da por “prácticamente cerrado” desde hace semanas, pero que en realidad tenía también como fecha límite el día de hoy, 6 de febrero. La Comisión Europea advirtió esta mañana que las negociaciones para que Grecia alcance un acuerdo con sus acreedores que evite una suspensión de pagos del país están ya "fuerza de plazo". "Se tienen que tomar decisiones y la pelota está del lado de los griegos", ha añadido el portavoz comunitario Amadeu Altafaj.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre la firma

Claudi Pérez

Director adjunto de EL PAÍS. Excorresponsal político y económico, exredactor jefe de política nacional, excorresponsal en Bruselas durante toda la crisis del euro y anteriormente especialista en asuntos económicos internacionales. Premio Salvador de Madariaga. Madrid, y antes Bruselas, y aún antes Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS