El Congreso de EEUU exige a la Casa Blanca que explique el crédito a Solindra

Se trata de 535 millones de dólares del plan de estímulo económico de Obama que fueron a una empresa de paneles solares

Un comité de la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos, que controlan los republicanos, votó ayer a favor de obligar a la Casa Blanca a que revele todas las comunicaciones internas relativas al crédito de 535 millones de dólares del plan de estímulo económico del presidente Barack Obama que recibió la empresa de construcción de paneles solares Solyndra, que presentó suspensión de pagos y despidió a 1.100 trabajadores el pasado agosto.

Entre los documentos solicitados están también los mensajes recibidos y enviados desde la Blackberry del presidente en relación a ese crédito. La Administración de Obama empleó la empresa como un ejemplo del impulso que estaba dando al estímulo económico y laboral a través de las energías renovables. El propio presidente llegó a visitar la factoría en mayo de 2010 para alabar su labor en la creación de “puestos de trabajo del futuro”.

Los republicanos en el Congreso comenzaron a investigar el crédito en febrero y se han centrado en aclarar si algunos donantes de la campaña electoral de Obama, que habían invertido también en Solyndra, ejercieron presión sobre el presidente, algo que la Casa Blanca ha negado en reiteradas ocasiones. Hasta la fecha, el ejecutivo ha cooperado con las investigaciones y ha facilitado al Congreso más de 85.000 páginas de documentos sobre la concesión del crédito.

A pesar de las ofertas de colaboración del ejecutivo, los republicanos en el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes votaron ayer a favor de emitir esas citaciones formales a la Casa Blanca, ante la oposición frontal de los demócratas. “Nos gustaría ver tanta pasión por parte de los republicanos en la Cámara de Representantes para generar empleo como para impulsar esta investigación”, dijo el portavoz de la Casa Blanca Eric Schultz.

A su cierre, en agosto, el FBI registró la sede de Solyndra en California e inició una investigación que sigue abierta, junto a la del Congreso y otra del Departamento del Tesoro. Los republicanos en el Congreso tienen intención de llamar a declarar, además, al exjefe de gabinete de la Casa Blanca, Rahm Emanuel, a la asesora del presidente Valerie Jarrett y al exdirector del Consejo Económico Nacional, Larry Summers.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS