Obama considera que "ha llegado el momento" de que lleguen los cambios a Cuba

El presidente anuncia que EE UU se opondrá firmemente a reconocer el Estado palestino en la ONU

El presidente de EE UU, Barack Obama, afirmó hoy que "ha llegado el momento de que el Gobierno de Cuba acometa cambios", al denunciar que "hasta el momento, no hemos visto el tipo de cambios que nos gustaría ver".

En una mesa redonda con un grupo de corresponsales de habla hispana, Obama comparó la situación de Cuba con lo que ocurre en la actualidad en el mundo árabe, donde la presión ciudadana en favor de una mayor democracia ha causado la caída de regímenes autoritarios.

"Cuando pensamos... en los cambios enormes que hemos visto en los últimos seis meses en Oriente Medio, prácticamente no quedan países autoriarios comunistas en el mundo y aquí está esta pequeña isla que es un retorno a los años sesenta".

Más información
Obama cree que la UE necesita "políticas fiscales coordinadas"
Obama: "Ya ha llegado la hora de que suceda algo en Cuba"

Pese a las declaraciones del régimen de que liberalizaría la economía y los negocios podrían operar con más libertad "no hemos visto cambios agresivos en la economía", según Obama. "La calidad de vida no ha mejorado, de hecho se ha deteriorado y las libertades de la gente siguen constreñidas en momentos en los que el mundo es más abierto", juzgó el mandatario.

Pese a que Cuba no ha respondido de la manera esperada a las medidas aprobadas por EE UU para facilitar el envío de remesas o los viajes de familiares a la isla, dijo: "seguimos pensando que nuestra política es la adecuada".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Esas medidas aprobadas por su Gobierno "potencian a los cubanos, los que están dentro pueden recibir otras fuentes de ingresos, ver a sus familias, verse expuestos a otras ideas, crea más espacio dentro de Cuba para la libertad y las libertades civiles".

Los intentos de acercamiento entre EE UU y Cuba han quedado congelados tras la detención y condena a quince años de cárcel del contratista estadonidense Alan Gross, al que Cuba acusa de participar en "planes subversivos" contra la isla. Según aseguró Obama, "el señor Gross debería ser libre, su condena no se basó en pruebas o en el estado de Derecho, también hay una cuestión humanitaria relacionada con su precario estado de salud".

Rechazo al reconocimiento de palestina

Otro de los temas tratados ha sido el reconocimiento del Estado palestino ante Naciones Unidas. Obama ha asegurado que EE UU "se opondría firmemente" si los palestinos optan por acudir al Consejo de Seguridad y solicitar el ingreso pleno como Estado en la ONU.

La creación del Estado palestino debe llegar de las negociaciones entre Israel y la Autoridad Palestina, opinó el presidente estadounidense, quien se lamentó de que "el problema es que ninguna de las dos partes está dispuesta a hacer los compromisos necesarios para avanzar".

Acudir a la ONU, insistió, "puede ocupar mucho la atención de la prensa, pero no va a cambiar la situación sobre el terreno a menos que israelíes y palestinos se sienten y se pongan de acuerdo en asuntos como las fronteras, cuestiones de seguridad, Jerusalén o el retorno" de los palestinos exiliados.

Los palestinos aún no han decidido si irán primero al Consejo de Seguridad para solicitar que se les reconozca como Estado pleno -lo que EE UU vetaría- o directamente a la Asamblea General como Estado observador.

En principio, en la Asamblea General cuentan con el apoyo de más de dos tercios de los países, entre ellos la mayor parte de las naciones latinoamericanas.

Según recordó Obama, "si esto llegara al Consejo de Seguridad, nos opondríamos muy firmemente, porque creemos que sería contraproducente y no llevaría al resultado que queremos, que es la solución de dos Estados". Pero, admitió, en la Asamblea general EE UU tiene "menos influencia en el proceso", pues EE UU solo tiene un voto, como cualquier otro país.

Acerca de la posibilidad de que Israel responda con sanciones económicas, Obama indicó que EE UU trata de que Israel "piense de modo estratégico, a largo plazo".

Según recordó, la Autoridad Palestina desarrolla un buen trabajo de seguridad en Cisjordania, el territorio bajo su control, pero eso "requiere recursos. Si se cortan de repente, y los palestinos no son capaces de seguir manteniendo esa seguridad, eso perjudicará a Israel".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS